La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

martes, 29 de mayo de 2012

La policía frustró la venganza de una mujer en contra de su ex-marido

Una mujer, identificada como Patricia Chocobar, de 42 años, movilizó a toda la Policía de Rosario de Lerma y detectives de la capital, luego de presentarse en la comisaría de la localidad y denunciar que había sido secuestrada, golpeada, violada reiteradamente y encerrada con llave en una pieza oscura, durante más de 24 horas.

La supuesta víctima, con lágrimas en los ojos, realizó un relato tan terrible que los efectivos, aun antes de que concluyera con los datos del dantesco calvario que estaban escuchando, movilizaron al personal de la dependencia, alertaron a la Brigada de Investigaciones y realizaron un completo cerco en la localidad vallista, a objeto de impedir la fuga del hipotético causante, identificado como Mariano Tolaba, de 48 años, quien había sido concubino de la denunciante hace un tiempo atrás.

Chocobar relató que el 23 del corriente en horas de la mañana se encontró con el hombre en el cementerio de la ciudad y que todo fue normal. Que se saludaron, se dieron la mano, charlaron animadamente y, eventualmente, recordaron tiempos pasados mejores, cuando ambos vivían aún como matrimonio.

“En un momento dado él me dijo si yo quería tomar un café en su casa, en el barrio San Jorge, a lo que accedí porque todo parecía muy normal y pacífico”, les contó a los policías, los que, a su vez, reprodujeron las palabras de su entrevistada ante El Tribuno.

Pero lo que parecía ser el reencuentro de dos personas maduras en una nueva etapa de sus vidas se transformó en un infierno una vez que traspusieron el marco de la puerta de acceso a la casa de Tolaba.

Según Patricia, una vez que ella puso un pie en el living de la vivienda, su exconcubino cerró con llave, sacó su teléfono celular y le exhibió un mensaje enviado por un desconocido, en el que se podía leer la frase: “Qué lindo que co... tu mujer”.

Acto seguido y de acuerdo con la versión de la víctima, Tolaba le propinó una salvaje golpiza. La arrojó al suelo, donde le dio patadas y trompadas y que cuando la vio desfalleciente, la obligó a desnudarse y la sometió sexualmente. Tras ello, contó Patricia, la encerró con llave en una pieza oscura, de donde salía solo cuando el sujeto, enloquecido por los celos y la ira, abría para continuar con sus ataques sexuales descontrolados.

“Todo fue así durante no sé cuántas horas hasta que en un descuido, logré escapar y aquí estoy para que se tomen las medidas en contra de este abusador”, señaló Patricia, dijeron los policías en torno del maquiavélico caso. La supuesta víctima fue revisada de inmediato por el médico legal Luis Murúa, quien determinó que no presentaba lesiones corporales ni signos de haber sido golpeada o ultrajada sexualmente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.