La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

jueves, 26 de abril de 2012

Segundo combate de Manchalá: el Concejo Deliberante trabaja de espaldas y en contra del pueblo salteño

Para los concejales salteños la Verdad es sólo lo que ellos quieren escuchar

El Concejo Deliberante debatió intensamente ayer la cuestión vinculada a la permanencia o no del monumento al combate de Manchalá, erigido en 1978 por el gobierno militar en la zona de los cuarteles sobre avenida Arenales de esta capital, con al finalidad de recordar el enfrentamiento entre efectivos del Ejército Argentino y una formación del ERP, a fines de mayo de 1975, en las cercanías de la localidad tucumana de Famaillá.

La decisión del Concejo Deliberante de solicitar la demolición del monumento, aprobada en sesiones anteriores a instancias del concejal Martín Avila (Memoria y Movilización) generó en su momento no sólo un intenso debate en el recinto, sino una severa controversia pública entre quienes sostienen que el monumento recuerda una acción heroica del Ejército nacional y sus soldados conscriptos, y quienes sostienen que por el contrario es una alegoría a la dictadura militar que gobernó el país entre 1976 y 1983.

La discusión se reeditó ayer en el Concejo en dos tramos de la sesión. Una en el tramo de los homenajes, después que se fue la hermana Marta Pelloni, a quien se le entregó una plaqueta en reconocimiento por su tarea al frente de la ONG Red Nacional Infancia Robada. Apenas se retiró Pelloni del recinto el concejal Carlos Zapata (Salta Somos Todos) pidió a sus pares recibir en ese momento a dos ex soldados conscriptos salteños que combatieron en Manchalá para saludarlos a modo de homenaje.

Solicitó un cuarto intermedio para la recepción, que fue aceptado y cuando pidió al resto del cuerpo que lo acompañe a recibirlos se sumaron nada más los concejales Pérez Estrada, Aroldo Tonini, Angela Di Bez y Zulma Pedraza. Se produjo una situación de extrema incomodidad. Mientras en el recinto cinco concejales dialogaban con los ex combatientes, el resto de los concejales permanecía en el patio interno. Cuando se reanudó la sesión Zapata recibió durísimos calificativos por su actitud. 

Gabriela Cerrano dijo que lo de Zapata fue anti democrático y repudiable. Pérez Estrada dijo que lo único que se hizo fue recibir a ciudadanos salteños y que no se introdujo ningún debate. César Alvarez (FPV) dijo que “esto no fue un episodio común", atribuyó a Estrada de publicar cartas de lectores escudado en un anónimo para acusar a quienes resolvieron pedir la remoción del monumento. Criticó la forma de proceder en el homenaje y dijo: “Esto no se hace”. Martín Poma (BPPV) habló de una “maniobra vil”. 

Tonini respondió aludiendo a su trayectoria pública y dijo que “sólo defendemos a los soldados de Manchalá”. Socorro Villamayor pidió disculpas a los soldados, que también fueron víctimas y criticó el procedimiento de no acordar en comisión el homenaje. Silvina Abilés (Lealtad Popular) se pronunció en igual sentido. 


Concejales de$aparecidos a la hora del enfrentamiento

Cuando el concejal Carlos Zapata pidió en la sesión de ayer un cuarto intermedio para que ingresaran dos ex combatientes de Manchalá a dialogar, lamentablemente solo volvieron 5 concejales al recinto. El resto desapareció.

Ayer, durante la sesión del Concejo Deliberante capitalino, la mayoría de los ediles no ingresaron nuevamente al recinto para dialogar con los ex soldados. Esta actitud fue justificada diciendo que se trataba de una inexperiencia política del concejal Zapata y que estos temas deben plantearse en Labor Parlamentaria. Otro de los justificativos fue que era solo con la intención de influir en el debate del proyecto para remover el Monumento al citado combate.

El periodista Martín Grande, molesto por la actitud tomada por muchos de los concejales, se refirió a ellos como cobardes y se preguntaba si existe mala intención en conocer a fondo el detalle del tema. “Lo que quiso el concejal Zapata era que escuchen lo que no habían escuchado. En el caso de los que aprobaron por mayoría la destrucción del monumento. La intención fue clarísima” afirmó el periodista quien opinó que algunos “huyeron como ratas”.

3 comentarios:

  1. Lo de Cerrano, Álvarez, Poma y compañía es la típica actitud de aquellos que hablan hasta el cansancio pero que niegan la realidad cuando la tienen en frente.
    Es como les pasa a los abortistas: hablan mierda de la necesidad de "interrumpir los embarazos" y cuando le muestran a un bebé masacrado, dicen "eso no tiene nada que ver, no estamos hablando de eso, es un golpe bajísimo".
    ¡NO HIJOS DE PUTA, ESO ES LO QUE ESTÁN PIDIENDO!
    Aquí es lo mismo, sólo que no se trata de niños masacrados sino de adolescentes que sobrevivieron a una lluvia de balas por ir a cumplir un deber con la patria.
    De última que esperen 30 años, así ya no van a haber más sobrevivientes de Manchalá, y podrán demoler el monumento. Pero espero que es 30 años toda la escoria de la sociedad argentina (si es que todavía el país existe y no fue abolido) ya no tenga ni voz ni voto.

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que Manchalá es la causa común que las fuerzas nacionales y populares de todo el país estaban esperando para aunar esfuerzos. Si alguien tiene pensado organizar un Front National en su versión argentina este es un buen momento para hacerlo. No debe haber causa más justa para la nación que salvar a ese monumento.

    ResponderEliminar
  3. qe miserable la actitud de los consejales ausentistas, dan ASCO

    ResponderEliminar

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.