La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

lunes, 12 de marzo de 2012

Un nuevo detenido por el caso del narcoconcejal kirchnerista Arturo Cifre

En un procedimiento realizado el jueves por efectivos de Gendarmería Nacional, fue aprehendida en plena vía pública, a eso de las 17, frente a la plaza principal de la localidad anteña de Joaquín V. González, Natalia Cifre (30), sobrina de expresidente del Concejo Deliberante de la ciudad, Arturo Cifre, y esposa del portugués Joao Paulo Ferreira Marques, ambos acusados de narcotráfico e involucrados en un megacontrabando de cocaína a Europa.

Arturo Cifre y Ferreira Marques fueron detenidos el 20 de octubre de 2011 junto a dos colombianos que oficiaban de químicos, en un galpón de propiedad del exedil donde habían acopiado 350 kilogramos de clorhidrato de cocaína de máxima pureza, que luego serían enviados a Europa en un embarque que debía salir desde el puerto bonaerense de Campana, previo paso por la Aduana Nacional de Tucumán.

Lo novedoso del caso es que la cocaína había logrado ser teñida de negro y se le había dado la forma y la textura del carbón vegetal mediante un proceso que realizaban los dos expertos caribeños, que en un primer momento lograron huir pero luego fueron capturados.

En el desarrollo de la investigación hubo cosas curiosas: meses antes de producirse las primeras detenciones un grupo de hippies llegaron a la localidad y realizaban malabares en uno de los semáforos, caracterizándose por la impericia de sus evoluciones. Se les caían los bastos, los juegos con pelotitas eran terriblemente improlijos, pero los melenudos eran tan simpáticos que al poco tiempo se hicieron populares y queridos por la gente del lugar, que los ayudaba continuamente, ya que dormían donde los encontrara la noche y comían lo que podían.

Grande fue la sorpresa de los habitantes gonzaleños cuando en las primeras horas del 20 de octubre del año pasado la ciudad fue virtualmente sitiada por efectivos de Gendarmería uniformados y de civil, fuertemente armados y movilizados en numerosos vehículos.

Sin embargo, lo que más les llamó la atención fue ver a los fallidos malabaristas, con sus largas melenas, pero ahora luciendo chalecos antibalas con la leyenda GNA (Gendarmería Nacional Argentina) y portando metralletas, pero esta vez sin las sonrisas que los habían hecho pasar como simpáticos mochileros errantes.

La carpeta de la causa está caratulada como “Operativo carbón narco” y es considerado uno de los más grandes golpes al narcotráfico. Se cree que el cártel de Cifre-Ferreira había despachado al puerto lusitano de Lisboa no menos de nueve embarques de cocaína camuflada.

De la misma manera, los gendarmes apuntan a la detención de más personas involucradas en este grupo, especialmente en San Salvador de Jujuy, Tucumán y Buenos Aires.

1 comentario:

  1. Yo siempre vi a los hippies de los semáforos con desprecio por su pinta de vagos y drogadictos. Pero ahora que me entero que pueden ser policías infiltrados (snif, magia pura) los voy a tratar con respeto.

    ResponderEliminar

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.