La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

domingo, 18 de marzo de 2012

Pena de muerte para inocentes

Falló la Corte Suprema

El martes 13 de marzo la Corte Suprema de Justicia de la Nación Argentina resolvió que no es punible el anular un embarazo que sea producto de una violación. El máximo tribunal, a través de una sentencia espeluznante (tanto por su inconstitucionalidad como por el horizonte de consecuencias nefastas que inaugura), falló por unanimidad que no puede impedirse a las víctimas de una violación ejercer “su derecho” a interrumpir el embarazo y que los médicos “en ningún caso” deben requerir autorización judicial previa. Agrega que el aborto deberá ser practicado en un hospital público con sólo la presentación de una declaración jurada de la víctima –o de su representante legal– en la que manifieste que el embarazo es el resultado de una violación. Vale decir no es necesario ninguna prueba objetiva y veraz de que ha ocurrido aquel ominoso acto de la violación, con que la mujer solamente diga que así fue (pese a que no lo haya sido) los médicos ya están autorizados para introducir algún utensilio que fulmine y despedace a un niño por nacer.

La violencia en contra de la vida humana que supone esa decisión de una pandilla de leguleyos es tremenda. Lo curioso es la perturbación del sentido común que su acción promueve: la Corte Suprema, al menos la actual Corte Suprema, jamás se atrevería a castigar con la pena de muerte al infame violador pero no tiene ningún problema para castigar con la pena de muerte al fruto de una violación, añadiendo a ese crimen horrendo contra las mujeres este otro crimen espantoso que es la muerte del inocente. De eso se trata aquí: la aniquilación impune de una vida que sólo es culpable de existir.

Lo más preocupante es que siendo la Corte Suprema una de las principales instituciones encargadas de custodiar a la Constitución Nacional falla, en este caso, en contra de la misma. Cuando se esperaba que el nefasto inciso 2º del artículo 86 del Código Penal fuese declarado inconstitucional –como de hecho lo es dada la actual adhesión de nuestro país a los Pactos y Tratados Internacionales–, los obscuros miembros de la Corte Suprema hacen todo lo contrario, puesto que validan una medida elaborada a fines de la década de 1910, época en la que aún el concepto de Estado Social de Derecho no tenía el peso que actualmente tiene y por tanto era más aceptable exterminar a una persona de la faz de la tierra que contener, sustentar y ayudar a una mujer violada para que no deseche al indefenso niño por nacer y lo entregue posteriormente en adopción en caso de no desear ocuparse de su crianza. Afortunadamente la solidaridad es hoy en día más efectiva de lo que era hace 90 años atrás, pero ello, claramente, no lo manifiesta nuestra Corte Suprema de Justicia. 

El fallo no es ley

Juan Manuel Urtubey, el gobernador de la provincia de Salta, al ser consultado sobre el tema por la prensa dijo: “es muy difícil opinar sobre un fallo en particular porque en la Argentina los fallos no tienen efecto erga omnes, es decir que no se aplica para todos los casos similares, sino para uno en particular; proyectar este fallo para otras situaciones me parece demasiado aventurado”. De esa manera trató de minimizar el asunto o, al menos, intentó eludir el tener que emitir una opinión contundente a favor o en contra.

Lo cierto es que el fallo no funciona como una ley pero sienta un precedente importante en esta materia. Cristina Garros Martínez, una ex-jueza salteña, sostuvo que lo más seguro es que a partir de ahora “nadie va a andar abortando alegremente, sino que es algo que se hará en situaciones excepcionales” debido a que todo el proceso de dar muerte a un inocente cuando aún se encuentra en el vientre materno es altamente traumático. Rosa Zacca, catedrática de la UCASAL, fue más coherente que Garros Martínez y afirmó que “el problema es la catarata de abortos que se vienen”. Matar a una persona es un homicidio, en cambio autorizar a que se mate masivamente a miles de personas es un genocidio. Es más o menos eso lo que gente realista como Zacca señalan y lo que la gente ilusa o por demás optimista como Garros Martínez no pueden percibir.

El gozo de saber que los inocentes mueren horriblemente

Quienes comprenden que el aborto es un pavoroso asesinato pero aún así estarían dispuestos a validarlo en casos de violaciones o, como dice el Código Penal, que la mujer sea una persona deficiente mental son el ejemplo viviente de la gente que se ha dejado violentar en su sano juicio por los disvalores más miserables del mundo contemporáneo.

Hay mucha gente que aborrece tanto su propia vida que, en lugar de terminarla abruptamente, optan por ayudar a otros a que arrebaten la vida de aquellos que no se pueden defender. Tal es el caso de, por ejemplo, Beatriz Guevara o Mariana Vargas, dos activistas a favor del genocidio en el NOA. Según su lógica perversa, para ellas el mundo será un lugar mejor si una persona puede darle una muerte horrenda a un inocente y no recibir ningún tipo de castigo por ello. Descorchan un vino espumante para festejar que la muerte le llegará a miles de desafortunados que, por supuesto, no la merecen, brindan por la destrucción, brindan por el genocidio.

Pero esos desviados no significan nada ante aquellas buenas personas que, plenamente concientes de la monstruosidad de un aborto, comenten el error de apoyar “excepciones” en ciertos casos especiales. El Arzobispo de Tucumán apunta que esa actitud equivale a sostener que “ciertos seres humanos en las primeras etapas de su vida no son merecedores de una protección legal plena”, es decir equivale a sostener que hay personas cuya concepción fue "más digna" que la de otros y por tanto merecen ser privados de su vida. La violencia sexual es indigna para quien la comete pero no para quien la padece. Permitir que una víctima se convierta en verduga es reemplazar la justicia por la venganza.

Con la excusa de crispar a la Iglesia Católica y de perseguir a los millones de cristianos que habitan el suelo argentino algunas sinarquías no tienen problemas en promover lo más aberrante que se les puede ocurrir. A los ciudadanos de este país no nos queda más opción que resistir y combatir con amor todo el odio que busca corroernos y atomizarnos. 



Antonella Díaz

16 comentarios:

  1. Probablemente no faltará el que vea todo esto como una pugna entre la Iglesia Católica y el "progreso". Por ello no es mala idea hacer una explicación ontológica sobre el asunto.

    Todo ente en tanto que ente ES.
    Ese "ser" se da de dos modos: substantivo y verbo.
    La mesa es ESTA mesa, y esta SIENDO mesa. En tanto que substantivo, es ESTA mesa. En tanto que verbo, esta llevando a cabo su meseidad, la está expresando.

    Si lo piensan, mesa tiene un tercer aspecto: la "idea" de mesa (una idea humana), su "esencia". La mesa CONCRETA, esta mesa, substantivo. Y la expresión en el tiempo y en nuestro uso de ella de la mesa, su verbo mesa. A eso se le llama "acto de ser" mesa.

    El acto de ser mesa viene de la potencia de ser mesa. En un ejemplo burdo, un árbol esta en potencia de ser mesa.
    Esta en potencia de ser muchas cosas: mesa, canoa, etc. Pero tiene esencia de árbol, es árbol en este momento, y su alma, su acto de ser, su expresion concreta y existencial es su esencia, es ser siendo árbol. Pero con la capacidad de ser infinitas cosas.

    ¿Y la semilla? La semilla es semilla ahora, pero guarda la potencia de ser árbol.
    Si la semilla está en crecimiento, está sacando la ramita, es una semilla SIENDO ARBOL.

    El análisis es fácil y es sentido común. Es un análisis totalmente FILOSÓFICO, de la filosofía clásica, griega.

    Ahora apliquen esos conceptos al embrión.

    Desde el "momento cero", que es cuando el óvulo es fecundado por el espermatozoide, se dispara una cadena de eventos irreversibles que cambian totalmente lo que había antes.
    Ahí hay ESENCIA de ser humano, en POTENCIA de crecer, nacer, tener conciencia, que ESTÁ SIENDO cigoto, y luego embrión, y luego feto, pero que mantiene su esencia igual, y lo que su ALMA esta haciendo, es DESARROLLANDO esas potencias.
    De ahí no va a salir una jirafa, ni un órgano de la mujer, ni es "un cacho de carne".
    Es una PERSONA, porque lo que define a la persona es SU ESENCIA DE PERSONA, no su ACTO DE SER PERSONA.

    Porque el acto de ser puede estar en potencia.

    Búsquen la definición de esencia. Es "lo que hace que una cosa sea lo que es, y no otra cosa".

    El embrion es PERSONA porque tiene esencia de persona desde su concepción, porque allí están todas las potencias que desarrolladas llevarán a un ser humano.

    Una persona no se define en tanto que persona por lo que es siendo, sino por todo lo que puede ser esencialmente.

    Esta filosofía protege al embrion desde la concepción. Y tambien al deficiente mental, al negro, al pobre, al indio, a la mujer, etc.

    Y como es VERDADERA, el catolicismo la adopto.

    ResponderEliminar
  2. Aquí es obvio que la Corte Suprema quiso tomar un protagonismo que no le corresponde.
    Un juez sólo debe limitarse a resolver los casos concretos que se les presentan. Aquí fallaron sobre un aborto que se había producido hacía dos años, por ende ya no había nada sobre lo que dictar sentencia, debieron abstenerse.
    Toda sentencia sienta jurisprudencia, es decir sirve como punto de referencia para casos análogos futuros. Por ende estaban bastante lúcidos de las consecuencias futuras de lo que hicieron.
    A estos cretinos habría que juzgarlos bajo el cargo de promover la matanza indiscriminada de inocentes.

    ResponderEliminar
  3. Que repugnante que es la gente que se alegra por el genocidio.

    ResponderEliminar
  4. Las Marianas Vargas del NOA se pedorrean de gusto y eructan de felicidad ante la posibilidad de que una mujer entre a un quirófano y asesine brutalmente a la persona que lleva adentro, y cuando se les dice "es una tragedia lo que vive esa mujer asesina" ellas, fingiendo una mueca de solemnidad sobre su rostro exultante, responden "es cierto, muy triste, pero más triste es no tener el derecho para abortar", y luego vuelven a sus fiestas wicca en las que beben sangre de menstruación y de fetos abortados y se prueban el cinturón poronguero.

    ResponderEliminar
  5. el idiota este que hace su análisis "clásico", "griego", segun el, no esta probando la existencia de las tales esencias en sí mismas, mucho menos en una futura existencia incomprobable, la esencia por supuesto. No plantar una semilla no es cortar un árbol, imbecil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. juAjajuj, no entendés nada de filosofía

      Vamos a hacerla más fácil: si un cigoto humano no deviene embrión humano primero, luego feto humano y luego persona humana nacida, si en su lugar deviene jirafa o autoestereo, entonces si te acepto que es una cosa y podés hacer lo que se te antoje con él. Ve, ve, ve, ve a buscar tu cigoto que NO DEVENGA HUMANO sino otra cosa.

      Eliminar
    2. por suerte, sino se me va a ocurrir que existe algo mas que la mecánica de la vida, algo como un alma que desarrolle las potencias de un futuro ser humano, a ver con que filosofia me lo explicás

      Eliminar
    3. ¡Jesucristo! ¡Que manera de no entender absolutamente nada y naufragar por la vida!

      La forma esencial no es un "alma", no tiene nada que ver con lo religioso, sino con lo ontológico. Marx mismo -que era un materialista convencido- jamás negó la existencia de las esencias, porque Marx no quería alejarse de Aristóteles, no quería alejarse de la verdad.

      Eliminar
    4. por supuesto que no entiendo nada, sino aceptaria la verdad última con la que iluminas al mundo, las esencias no existen, en tu primer argmuento lo decis bastante claro, es una idea humana, no existe en el ser, lo tuyo es puro lenguaje, argumento enredado en si mismo, lo unico que ES, es lo que se puede observar empiricamente en el momento presente

      Eliminar
    5. Según su lógica todo lo que no es observable no existe. Entonces como yo no puedo observar sus derechos, soy libre de pegarle un palazo en la cabeza y seguir con mi vida normalmente. Lo llamativo es que usted habla todo el tiempo de derechos humanos, y, pese a no haber visto nunca a alguno de estos, no niega su existencia (pero si niega la existencia de las personas, cuando más de una vez las ha visto con sus propios ojos).
      El empirismo guía al escepticismo, el escepticismo guía al pesimismo, el pesimismo guía al suicidio. Siga por esa senda, la humanidad se lo reclama.

      Eliminar
    6. Bueno, dejando de lado las chicanas, expliquemos desde los fundamentos para que quede claro.

      Una semilla de marihuana -de esas que tiene su dealer- al plantarla le va a producir una planta de marihuana, no una de orégano o de tomates. Del mismo modo, un cigoto aferrado a una pared uterina le va a producir un ser humano. Por tanto en esas células ya hay una persona, del mismo modo que en la semilla hay una planta.

      ¿No quiere que la planta crezca? Perfecto, entonces no arroje la semilla a la tierra. Una vez que la arrojó va a comenzar un PROCESO de transformación, porque esa es su naturaleza y no otra (la naturaleza tiene un orden). Esa transformación no es un cambio de estatuto ontológico abrupto creado en la discontinuidad del tiempo, es el desarrollo normal que se da en la uniformidad temporal. Por eso hoy planta la semilla y en tres meses tiene una cosa con ramitas y hojitas y no un pedazo de jabón o un tornillo.

      El problema es que no se puede disociar al tiempo de su continuidad, no se puede separar el momento presente del resto del tiempo, pues de hecho el momento presente sólo existe como tal porque hay un futuro y un pasado. Sin futuro ni pasado, no habría presente.

      Entonces el concepto de esencia explica la duración de las cosas en el tiempo. Si quiere negar la continuidad temporal, perfecto, hágalo. Y ya que está, quédese a vivir en uno de esos momentos, hágase inmortal y sea feliz en sus sofisterías.

      Eliminar
    7. no hable de derechos humanos en ninguna parte, y estoy seguro que te encantaria otro estado para poder pegarme un palazo en la cabeza, pero te aseguro que no te da el cuero. y, si, prefiero ser pesimista como todos los que piensan el mundo en términos de ciencia en vez de fantasias mítico-religiosas incomprobables, ¿"provida"?, que gracioso y el sofista soy yo...

      Eliminar
    8. No hace falta amigo que usted hable de derechos humanos, los de su gremio tienen todos instalados el mismo sistema operativo, uno ya conoce sus discursos antes de que los pronuncien. Usted no sólo está a favor del aborto, también está a favor de la legalización de la droga. Y levanta ambas banderas, simplemente, porque usted ODIA a la vida. Pero no odia a la vida en general, odia su propia vida. La aborrece. Desearía ser cualquier otra persona excepto usted. Sin embargo, al no poder escapar de usted mismo, reacciona de la peor manera: deseándole la muerte a los demás. Como usted -en su mundo pesimista e inmanente- no tiene escapatoria, desata su virulencia contra otros, otros que no tienen nada que ver, que son gente inocente. A esos es a los que quiere ver muertos. Y por supuesto también quiere que sean infelices los que esquivaron a esa muerte que usted predica.
      A mi no me gustaría en lo más mínimo pegarle un palazo en la cabeza, porque yo no soy uno de los suyos, yo soy de los que defienden la vida, incluso la vida de aquellos que nos desean la muerte.

      Eliminar
  6. Ahora que releo el artículo me doy cuenta que dice "es más o menos eso lo que gente realista como Zacca señalan y lo que la gente ilusa o por demás optimista como Garros Martínez no pueden percibir". Gente como Garros Martínez no es ilusa u optimista, es HIJA DE PUTA, así en mayúsculas, porque obran con maldad.

    ResponderEliminar
  7. Está claro que es erróneo basar el argumento de un aborto a una prueba meramente oral, con la cual, sin un verdadero veredicto ni un verdadero "culpable", deba alguien mas ser "castigado".

    Ciertamente en algunos casos el aborto pueda ser una opción a considerar, y, de hecho, facilitar y reglamentarlo para asegurar la salud de las mujeres sería lo adecuado... pero no lo es el hacerlo tan fácil que baste con un abogado que diga "la violaron" para que se lleve a cabo...

    ¿Esencia? ¿Potencialidad? El ejemplo explicado me da a entender que, lo que nos hace humanos es ser producto de la unión de un espermatozoide y un óvulo. Pero claro, esto queda muy simple. Bajo esta lógica, debería ser un crimen que cada espermatozoide y cada óvulo no sean usados para una nueva persona. Cada célula tiene su potencia de ser humanos, la cual se completa cuando se une con la otra célula (independientemente del proceso usado).

    Entonces, ¿deberían prohibir la menstruación, y la eyaculacion, a menos que se piense generar un nuevo ser con ellos? ¿Se comete un "asesinato" cuando el resto de espermatozoides, en su "esencia de potencialidad", no fecundan un óvulo? O que, ahora resulta que, sin la otra célula, ¿no tienen esencia humana a pesar de ser células humanas? ¿no tienen por su cuenta lo necesario para generar un nuevo ser?

    Lo que nos hace humanos es una serie de características fisiológicas y mentales. El feto tendrá lo físico, tendrá lo emocional, pero todavia no desarrolla el mental. Reconozco, podrá aprender a distinguir las diferentes sensaciones y condiciones internas de la madre, o que, aquellos con discapacidades físicas y/o mentales, a pesar de su condición, siguen siendo humanos... es cierto, los procesos de aborto son horribles... y, en algunos casos, para la madre pueden suponer un trauma psicológico...

    Pero no considero que a toda mujer embarazada, sin importar en que condicón ocurrio, se le deba prohibir o facilitar con semejantes extremos. Si el feto da señales que no podrá desarrollarse plenamente como humano, la madre no tiene la solvencia económica ni para ella, o es fruto de una violación, debería darsele el derecho a la madre de decidir, después de todo, se está gestando en el cuerpo de ella.
    Y algunos casos requerirán que la madre no tenga ese derecho, pues no está en condiciones de decidir sobre esa nueva vida... no fue violada, no viene con malformaciones, tiene potencia de convertirse en un ser sano y humano, ¿para que abortarlo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la peor defensa a favor del GENOCIDIO que he leído en los últimos tiempos. Y lo es porque pretende ocultar su siniestra y maligna prédica pro-muerte en medio de farfulladas que pretenden pasar por razonables.
      1) Nunca hablé del espermatozoide ni del óvulo, sino de la unión de ambos, la concepción, el cigoto, que es donde COMIENZA la vida de una persona. Si a una semilla se la planta dentro de un almohadón no va a crecer una planta, porque necesita de la tierra para iniciar ese proceso. Del mismo modo si todos los espermatozoides suyos van a parar a una toalla -como habitualmente lo hacen- tampoco se inicia ningún proceso.
      Por separado, el espermatozoide y el óvulo no tienen ninguna potencialidad de nada, sólo al juntarse emerge esa potencialidad. Por separado, el espermatozoide y el óvulo no son una posible persona, son PARTE de una persona, un mero fluido corporal, como la sangre o la saliva. No hay potencialidad en la sangre o la saliva porque son sustancias que ya se encuentran en acto.
      2) "Si el feto da señales que no podrá desarrollarse plenamente como humano, la madre no tiene la solvencia económica ni para ella, o es fruto de una violación, debería darsele el derecho a la madre de decidir". Esto es terrible. Es de una inhumanidad ultraliberal que genera náuseas.
      -Como una persona no es digna de "plenitud" entonces: a degüello. O sea naciste con hidrocefalia, entonces a degüello. Pero de allí a lo siguiente hay solo un paso: naciste ciego, a degüello, naciste sin brazos, a degüello, naciste diabético, a degüello. Tenés la piel obscura, a degüello. La eutanasia preventiva es un horrendo ASESINATO (igual que la eutanasia en general).
      -Si una mujer es pobre, entonces que mate al niño. Ajá. O sea que los planes sociales, las familias que adoptan y todo eso debería dejar de existir, ¿verdad? Es la forma más fácil de eliminar la pobreza, brillante, ¡ya sos todo un economista!
      -Y lo último es lo peor (sobre todo porque de eso trata el artículo de arriba y ya finiquita esta cuestión a favor de la vida): como fuiste concebido de un modo indigno, entonces jodete, pagás vos y no paga el criminal. De ahí a expandir esa brutalidad hay un paso: tu madre estaba ebria, llamó a su ex-novio para que se la atienda y te hicieron a vos sin que esa sea la idea, entonces a degüello porque no fue digna tu concepción.
      El aborto, EN TODAS SUS FORMAS, no es más que un VIL Y CRUEL HOMICIDIO de un ser indefenso e inocente, culpable del único "delito" de existir. Defenderlo, impulsarlo y ejecutarlo lo convierte a uno en un inmundo GENOCIDA.

      Eliminar

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.