La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

lunes, 13 de febrero de 2012

La farsa de los "pueblos originarios" y la especulación inmobiliaria

Los indios súbitos

Como en todos los casos de usurpación de tierras, el tema es al menos delicado con lo cual hay que ser muy cuidadosos al momento de emitir juicio alguno. Es muy difusa la línea que divide a quienes reclaman legítimamente sus ancestrales tierras y aquellos que lucran con las urgencias habitacionales de las familias en Salta.

De un lado están las personas cuyos padres y abuelos vivieron desde tiempos inmemoriales en tierras de las cuales no tienen título de propiedad, pero que legítimamente les pertenece.

Del otro, están los que ocupan un terreno -fiscal o privado, poco importa- y quienes les ofrecen un “servicio” para obtener legalmente esa porción de tierra.

Estos últimos utilizan las zonas grises que pueden generar las interpretaciones de las leyes que dispuso el kirchnerismo en su política a favor de los aborígenes, para usurpar terrenos. La que abre las puertas del plexo jurídico es la Ley 26160 que establece que debe suspenderse “la ejecución de sentencias, actos procesales o administrativos, cuyo objeto sea el desalojo o desocupación de las tierras contempladas”, y que el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI) debe realizar un relevamiento técnico-jurídico de las tierras ocupadas.

Otra de las facilidades son los requisitos con los que tiene que contar el grupo de familias que quieren integrar una determinada comunidad para ser considerada aborigen. El organismo que legaliza a una comunidad aborigen es la Dirección Provincial de Personería Jurídica. Los requisitos son la presentación de una nota, información filiatoria de los miembros, un censo de la comunidad, el detalle del lugar donde habitan, una reseña histórica, un croquis que puede ser hecho con los aparatos de GPS (Sistema de Posicionamiento Global) y las pautas de la organización interna.

Esa carpeta con los requisitos luego pasa al Instituto Provincial de Pueblos Indígenas de Salta (IPPIS) para que sea aprobado en asamblea que, en algunos casos, “casualmente” la integran los mismos caciques que la redactaron.

Está el ejemplo de la comunidad Diaguita Cholonka que obtuvieron la personería jurídica en 2007 luego de la tramitación realizada por la cacica Eusebia Puca, quien a su vez es vocal del IPPIS.


Los puesteros tampoco tienen las cédulas parcelarias a su nombre, pero la Justicia le dio la posesión de esas tierras, hoy objeto de disputas.

Este fue el origen de la violencia y la permanente tensión que se vive a orillas del río Vaqueros, a poquísimos kilómetros de la capital salteña. Al grupo de familias lo convencieron de que son auténticos aborígenes, que esas tierras les pertenecen y que harán lo que sea para conseguirlas.

Del otro lado, los puesteros apelan a cualquier método para que no pasen sus alambrados. Llega la Policía y reprime a todos: okupas y puesteros. Todos son inocentes y culpables. Sin embargo, los terceros son la duda. Los puesteros acusan al Sindicato de Camioneros de integrar la fuerza de choque de los okupas.

En cuanto a la cuestión aborigen, no existe una política provincial respecto del tema tierras debido a que es el IPPIS el que dicta las acciones y además, por alguna razón, no tiene órgano externo que lo controle.

FUENTE 

Genocidios para todos

Estamos asistiendo a un verdadero genocidio de identidad”, dijo en tono muy serio la cacique de la etnia Diaguita Cholonka, Eusebia Puca. Así descalificó los cuestionamientos de la familia Alvarez con quienes mantiene una disputa territorial, luego de que un grupo de cholonkas se asentara en el terreno fiscal donde los Alvarez dicen estar desde hace tres décadas. El terreno está ubicado entre la ruta provincial 28 y el río Vaqueros, al norte de la capital.

Los puesteros dudan del linaje diaguita y Puca asegura que los cholonkas habitaban esas tierras desde antes que lleguen los españoles a América.

FUENTE

4 comentarios:

  1. Lo peor de todo esto es que esa gente deshonra su tradición indígena. Lo único que les importa es hacer plata con los terrenos, pero no les interesa en lo más mínimo su cultura.

    ResponderEliminar
  2. Nadie tiene presente o conoce, que esta "supuesta comunidad aborigen" también tiene conflicto y están involucrados en una causa judicial con las autoridades del Área de Conservación Campo Belgrano, pulmón de nuestra ciudad. Esta gente deshonra, la cultura aborigen, la tradición indígena, solo les interesa usufructuar lo que no les pertenece, vivir al margen de la ley.
    Como ser:

    * Faena clandestina de animales.
    * Abigeato
    * Deforestar una reserva natural
    *Mantener la cultura del incendio de pastizales que conlleva la erosión de las tierras
    * Y como queda demostrado por los últimos acontecimientos: la usurpación (con acciones y actitudes que no condicen con la cultura y tradición indígena)de terrenos que poseen legítimos propietarios
    * Y en cuanto a la señora EUSEBIA PUCA, que te auto titula "Cacique Cholonka", es una deshonra su proceder y actitud, y cobra mayor relevancia por tratarse de una DOCENTE, que a la fecha esta al frente de alumnos.

    ResponderEliminar
  3. yo pongo las manos en el fuego por eusebia Puca ,es una gran cacique una gran maestra y una gran dirigent. Eusebia Puca deberi aser gobernante en Salta porq cn alguien asi habria jsuticia de una vez por todas y los aborigenes dejerian de ser discrimnados y maltratados despues de 500 años.

    ResponderEliminar
  4. Me parece que los que atacan a los cholonkas son unos racistas irrecuperables que se creen miembros de la raza superior y del pueblo elegido y no toleran que "sus esclavos" tengan una vida digna despues de tantos siglos de sometimiento y humillaciones.

    ResponderEliminar

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.