La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

lunes, 6 de febrero de 2012

Feministas proponen hacer extraños malabares jurídicos para imponer su agenda

Tras realizarse ayer en el Tribunal en lo Criminal Nº 1 la segunda audiencia del juicio oral y público por el asesinato de la joven Georgina Vera, la abogada querellante Mariana Vargas anunció que pedirán la máxima pena para el acusado, Miguel Alan Yucra, aunque reconoció que por un problema de legislación, la condena podría acotarse a homicidio simple.

Yucra está imputado en el crimen de Georgina Vera, de 17 años, quien estaba embarazada cuando fue asesinada en su casa del barrio 4 de Octubre de Ciudad Perico, el 5 de febrero de 2011.

En la segunda audiencia, señaló la abogada Vargas, “se ratificaron las pruebas periciales y se sigue planteando esto de la violencia previa al homicidio, que se presenciaba el tema de esa decisión de cortar con esa relación violenta e incluso surge la amenaza de él a ella que Georgina le contó a una amiga; o sea las cosas que siempre aparecen en todos los femicidios. Por lo tanto –dijo- vamos al viernes de esta semana a los alegatos para pedir una condena ejemplar, el máximo de la pena que son 25 años, entendiendo que tenemos un problema de legislación o sea que va a escapar de los jueces la resolución de la pena”.

La letrada advirtió que “esta violencia sistemática y este vínculo de noviazgo, incluso con un embarazo y una hija entre ambos, tres años de relación, sería en realidad lo mismo que hay en el caso de un matrimonio, que sería homicidio calificado con prisión perpetua. Nosotros entendemos que se tiene que agravar la pena pero entendemos que es un problema de legislación”, explicó.

Ampliando ese concepto, señaló que “si en este caso, Georgina y Yucra se hubieran casado legalmente, estaríamos hablando de un homicidio calificado, tendríamos prisión perpetua; pero como ellos no se casaron a pesar de tener un embarazo en curso, tener una hija ambos y tener tres años de relación, no tenemos un homicidio calificado, tenemos un homicidio simple donde la mínima es 8 años y siempre es difícil apartarse del mismo”, explicó Vargas.

Consultada sobre el contexto del caso de Georgina, la abogada recordó que hay proyectos presentados en el Congreso nacional para incorporar la figura de femicidio en el Código Penal, pero no se han aprobado. “Nosotros entendemos que así como una decisión política del gobierno nacional fue aprobar el matrimonio igualitario entendemos que si se pusiera de debida forma en la vidriera esa exigencia de movimiento de mujeres de que se incorpore es figura de femicidio y el Gobierno nacional tuviera la misma decisión hoy, tendríamos en vigencia esa ley y eso es lo que nosotros queremos hacer con este caso”.

“Conquistar la figura (del femicidio) cambiaría la situación en relación con la justicia; después obviamente que el problema central no es ese, sino que el problema central es que no haya más violencia contra las mujeres, que no haya más homicidios contra mujeres y que la violencia se corte pero obviamente que va a seguir existiendo pero cuando ocurra que haya una condena justa y esa condena tiene que ser la prisión perpetua”, definió.

1 comentario:

  1. Me parece de una bajeza total lo que plantean las feminazis: ellas odian el matrimonio, pero cuando les conviene no tienen problemas de hacerse las defensoras de la institución. No me extrañaría que al niño que el padre mató estando en el vientre de su madre las feminazis lo consideren persona y pidan un doble homicidio, cuando en la mayoría de los casos para ellos ese niño no es persona entonces la mujer puede abortarlo si quiere. Si se contradicen a si mismas no vale, ya no tiene sustento lo que dicen.

    ResponderEliminar

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.