La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

viernes, 17 de febrero de 2012

Fellner y Urtubey se adhirieron al vendepatria Club del Cianuro


El gobierno venía intentando reacomodar el mapa político nacional con el recurso de la causa Malvinas. ¿Qué hay más popular en Argentina que hablar, al mismo tiempo, contra el colonialismo inglés, la dictadura y su desastrosa conducción de la guerra? CFK logró una maniobra envolvente sobre la postrada oposición y consiguió que Moyano acudiera a un acto presidencial que denunció la militarización del Atlántico Sur. Transformando el viejo informe Rattenbach que condena a la Junta Militar de Galtieri en documento de Estado y lanzando una iniciativa diplomática para que Gran Bretaña se siente a negociar el reclamo de la soberanía de las islas, el kirchnerismo sacó una bandera histórica que había quedado en el prontuario de la odiada dictadura militar, para convertirla en una plataforma propia. De esta forma, además, trata de tirar “un manto de neblina” sobre la pulseada salarial de las paritarias y las malas noticias del aumento de tarifas y transporte.

Pero en el mismo momento que el gobierno se hace gárgaras con la “causa nacional” estallaron los reclamos contra las empresas mineras, muchas de ellas inglesas. Desde la presidenta hasta los gobiernos provinciales salieron en su defensa, no sólo con discursos sino enviando a sus policías contra los manifestantes e iniciando procesos judiciales amparados en la nueva Ley Antiterrorista votada con el auspicio de la embajada norteamericana. En este marco, el ministro De Vido reunió a las provincias mineras para acordar una política común con el gobernador Beder Herrera de La Rioja, Corpacci de Catamarca, Fellner de Jujuy, Urtubey de Salta, Pérez de Mendoza;, Weretilneck de Río Negro, Gioja de San Juan, Sapag de Neuquén y Buzzi de Chubut. Crearon la Organización Federal de Estados Mineros (OFEM) que, como señaló Fellner “incentivará a que se creen sociedades públicas para intervenir en la actividad”, es decir crear algún tipo de ente estatal para hacerse de una tajada de esa renta como socios menores con los monopolios mineros. De la misma manera el Ejecutivo acuerda con las provincias petroleras para presionar en conjunto sobre las multinacionales de hidrocarburos ante la crisis desatada por la falta de inversión y fuga de divisas: “El Gobierno no tiene una vocación estatizante, pero apoyará de manera abierta, política y económicamente, cualquier decisión de una provincia de rescindir la concesión de un pozo si una petrolera no cumple con la inversión comprometida”, dicen los funcionarios K.

En el mismo discurso presidencial que se agitaba la causa Malvinas, dejaron en claro que no se afectarán los negocios de las “empresas del Reino Unido que trabajan en Argentina como la British Petroleum, la Royal, la Easy, ex Duperial, todas las mineras, como Río Tinto, Alexander Mins, Patagonia Gold, HSBC, Standar Gold, Glaxo, Unilever, British Telecom” según las enumeró CFK. Ha quedado al descubierto con la represión y la defensa de los negocios de megaminería de las empresas extranjeras que la “soberanía nacional” de la que habla CFK es un recurso para compartir negocios. No es casual, está en la marca de origen de la camarilla kirchnerista que gobernó Santa Cruz abriendo los negocios a las ramas del capitalismo extractivo de las multinacionales pesqueras, mineras y petroleras. 

2 comentarios:

  1. Este es uno mas de todos los gobiernos títeres que hemos soportado en democracia que siguen la línea de exterminio de nuestra nación. No hay distingo de pelaje entre militares y politicos de distintas ideologías, todos han respondido celosamente a un mandato superior que ha sido el de embrutecer, empobrecer, someter y esclavizar a los ciudadanos de nuestro país bajo la apariencia de un sistema político republicano, representativo y federal que solo ha demostrado ser un medio para un fin, que para nada representa nuestras aspiranciónes como pueblo.
    Toda la clase politica Argentina de los ultimos 60 años es cuestionable y signada por sospecha de traición. Solo se han representado y enriquecido a si mismos frente nuestra pasiva, perpleja y cómoda actitud de dejar hacer y quejarnos vanamente. Han venido sembrando vientos... recuerden lo que pasa después. El precio de la libertad, se paga con sangre.

    ResponderEliminar
  2. Que pobres diablos Urtubey, Fellner, Corpacci y toda esa banda que aunque no quieran la minería a cielo abierto en su provincia sólo se ocupan de agachar la cabeza y aprobar la orden que les mandan de arriba.

    ResponderEliminar

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.