La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

lunes, 27 de febrero de 2012

Bicentenario de la Creación de la Bandera Nacional

Cuando el Rey Carlos III consagra en 1761 España y las Indias a la Virgen Inmaculada y la proclama como la principal Patrona de sus reinos, creó la orden real que se va a llamar “Orden de Carlos III”, cuyos caballeros recibían como condecoración el medallón con la imagen azul y blanca de la Inmaculada, la cual estaba colgada del cuello con una cinta. 

El artículo 4º de los Estatutos de la Orden describe esta cinta: “las insignias serán una bandera de seda ancha dividida en tres franjas iguales; la del centro, blanca y las dos laterales color azul celeste”. Los colores de la Inmaculada a la cual el Rey ha consagrado España a las Indias. 

Esta cinta la usaron los voluntarios que acompañaron a Pueyrredón en 1806 en la lucha contra los invasores ingleses y la llevaban anudada al cuello, como el pañuelo criollo. Y habían elegido para esa cinta la medida de 38 centímetros que era el alto de la imagen de la Virgen de Luján. Y también van a usar esa cinta en 1807 en la defensa de Buenos Aires contra los invasores ingleses. Pueyrredón y Azcuénaga usaban la cinta porque eran Caballeros de la Orden de Carlos III. 

Belgrano no la usaba porque él era Congresante mariano en las Universidades de Salamanca y Valladolid; y al recibirse de abogado, Belgrano juró defender el dogma de la Inmaculada Concepción de la Virgen María, Patrona de las Españas. Cuando en el año 1794 Belgrano es nombrado Secretario del Consulado, lo puso bajo la protección de Dios y eligió como Patrona a la Inmaculada Virgen María y colocó los colores azul y blanco en el escudo de Consulado que estaba en el frente del edificio. 

Cuando emprende la marcha con sus tropas hacia el Paraguay para luchar por nuestra independencia, asiste a Misa con todo su ejército en Luján y pone al ejército bajo la protección de la Virgen. No es por tanto por casualidad que Belgrano elige el color azul y blanco para darselo a nuestra bandera. Y de eso tenemos testimonios bien expresados: José Luis Gamboa, que era miembro del Cabildo de Luján junto con un hermano de Belgrano y que estaba allí cuando Belgrano pasa con sus tropas, escribe: “Al darle Belgrano los colores azul y blanco a la Bandera de la Patria había querido, cediendo a los impulsos de su piedad, honrar a la Pura y Limpia Concepción de María de quien era ardiente devoto, por haberse amparado en su santuario de Luján”. 

Y el otro testimonio que es del sargento mayor Carlos Belgrano, hermano de Manuel, y desde 1812 Comandante Militar de Luján y Presidente del Cabildo de Luján, expresa: “Mi hermano tomó los colores de la Bandera del manto de la Inmaculada de Luján, de quien era ferviente devoto”. Por eso mismo, el Coronel Domingo French pudo decir en su proclama a las tropas de la Isla de Luján el 25 de setiembre de 1812: “Soldados, somos de ahora en adelante el Regimiento de la Virgen; jurando nuestras bandera os parecerá que besáis su manto. Al que faltare su palabra, Dios y la Virgen por la Patria se lo demanden”

El hecho de enarbolar la bandera nacional fue severamente reprobado por el Primer Triunvirato que lo juzgó imprudente. Detrás de esta desautorización estaba la mano de Bernadino Rivadavia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.