La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

jueves, 5 de enero de 2012

Lamentable estado del bosque nativo salteño

La naturaleza tiene sus mecanismos de compensación. Los altos Andes se están estirando hacia arriba y la llanura chaqueña se está hundiendo (equilibrio isostático). Entre ambos queda una región de valles y serranías con una flora y una fauna que se reduce desde el este hacia el oeste.

Cada región tiene sus particularidades de acuerdo a las circunstancias de clima y de relieve, de espacio y de tiempo. Este equilibrio dinámico estaba inalterado hasta la llegada, unos 10.000 años atrás, del Hombre de Bering, los primeros cazadores recolectores que dieron cuenta de los grandes mamíferos pleistocenos.

La llegada del hombre blanco, europeo, terminó por desequilibrar los ambientes con la entrada de faunas exóticas con un comportamiento voraz y destructivo sobre la vegetación nativa.

Los últimos 500 años han sido la tumba de los ecosistemas en manos de burros, vacas, caballos, cabras, cerdos, ovejas y otros voraces mamíferos vegetarianos.

La región chaqueña sufrió por vía doble ya que no solo fue diezmada por los animales exóticos de ultramar sino también por la desprolijidad de los propios nativos con sus “chacos” de caza e incendios destructivos que significaban matanzas indiscriminadas de fauna salvaje y pérdida de la biomasa. Hoy gran parte del Chaco salteño es un “pasivo ambiental”.

Harrods, en el centro de la ciudad de Buenos Aires, es otro pasivo ambiental. A principios del siglo XX, había solo dos tiendas Harrods en el mundo: una en Londres y otra en Buenos Aires. La nuestra ocupaba una céntrica manzana entre las calles Córdoba, Paraguay, Florida y San Martín. Un moderno edificio de 60.000 metros cuadrados y siete pisos de alto albergaba todo tipo de tiendas y almacenes en la pujante Buenos Aires de entonces. Era un activo que daba servicios y producía ganancias. Tuvo su esplendor desde 1914 hasta mediados del siglo XX. Luego tuvo su declinación, finalmente fue cerrado y actualmente permanece abandonado. La basura y los indigentes han ganado algunos de sus espacios perimetrales.

Hoy es un “pasivo ambiental”. Harrods lleva varias décadas perdidas. En lugar de convertirse en uno de los mejores shoppings de Buenos Aires, dar trabajo a miles de ciudadanos, generar importantes ganancias, pagar impuestos, crear riqueza y mantener un ambiente sano y limpio, es, por lo contrario, un lugar abandonado donde ratas, murciélagos, cucarachas y otros insectos van ganando terreno.

El Chaco salteño es otro Harrods. En lugar de conservar lo que haya que conservar y trabajar lo que haya que trabajar, la región se mantiene en las peores condiciones ambientales, las que se han agravado en los últimos años por un atropello inconstitucional de la Corte de Justicia de la Nación sobre los derechos legítimos de la provincia de Salta.

Ganado suelto, hacheros clandestinos, quemas, cazadores furtivos, abandono, son parte del paisaje ambiental.

De un lado la ley de bosques, las medidas cautelares y el ordenamiento territorial. Del otro, solo preguntas como ¿cuánto le costó económicamente a Salta todos estos años de pérdida? ¿Cuánto se dejó de producir? ¿Cuántas fuentes de trabajo se perdieron? ¿Cuánto más se degradó el ya degradado ambiente chaqueño? Harrods y el Chaco salteño, dos activos en ruinas perdidos para la economía y también para el medio ambiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.