La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

lunes, 19 de diciembre de 2011

Ciudadanía jujeña inocente paga por una lucha de poder entre bandas piqueteras

Demostraciones de fuerza piqueteras sitian Jujuy

La 27”, organización social liderada por Alejandro “Pilo” Mansilla, corta rutas de Jujuy en reclamo del pago de un “aguinaldo social” de 120 pesos por fin de año.

Permanece cortada la Ruta Provincial Nº66 camino a Palpalá, Perico y San Pedro. La Ruta Nacional Nº34 está cortada por el Movimiento de Liberación Territorial, donde además del aguinaldo exigen respuestas del Gobierno Provincial respecto al reclamo de viviendas y la implementación del plan de lotes

En tanto, otro corte se produce en Ruta Provincial Nº1, a la altura del acceso Sur. Personal de Gendarmería Nacional trabaja en el lugar desviando  el tránsito. Se habilitará el paso cada media hora. Policía de la Provincia confirmó además cortes en San Pedro, Libertador San Martín , Humahuca Tilcara.

Desde las organizaciones se dijo que los cortes serán por tiempo indeterminado, y que sólo se permitirá el paso de ambulancias y autos con pasajeros en situación de emergencia.


Una lucha interna que terminan sufriendo quienes no están involucrados

La ceremonia de reasunción de Cristina Kirchner acababa de terminar cuando los palcos del Congreso que ocupaban los funcionarios se alteraron con unos gritos de furia. La líder del movimiento social Tupac Amaru, Milagro Sala, se había parado en una silla e insultaba en la cara al jefe del Movimiento Evita, Emilio Pérsico: “¡Hijo de puta! ¡Hijo de puta! ¡Traidor! ¡Sos un traidor hijo de puta!”. Pérsico se sobresaltó pero contestó tranquilo: “Milagro, no tengo nada que ver, en serio”. Ella siguió.

Una nota firmada por el periodista Nicolás Wiñazki señala que Clarín fue testigo de esa escena, resultado de un largo proceso anterior: el Movimiento Evita sumó a sus filas a quien hasta ahora había sido uno de los principales líderes de la Tupac Amaru de Sala, el dirigente Alejandro “Pilo” Mansilla, confirmaron fuentes de ambos sectores.

La Tupac Amaru es el movimiento social más grande de Jujuy. Construyó cinco mil casas, escuelas, hospitales y controla el reparto de asistencia alimentaria en barrios pobres. Recibe multimillonarios fondos tanto del Gobierno Nacional como del provincial. Según la propia Sala, la Casa Rosada le giró 326, 6 millones de pesos en los últimos nueve años. La Auditoria General de la Nación intenta investigar cómo y en qué se gastaron.

“Pilo” Mansilla fue hasta hace muy poco tiempo uno de los líderes de la Tupac Amaru, la mano derecha de Sala. A fines de septiembre se peleó con ella y armó una agrupación propia, llamada “La 27”. Se llevó con él a alrededor de tres mil quinientos militantes. Hace pocas semanas terminó de irritar a su ex jefa política. Fue cuando viajó a Santiago del Estero para participar del Congreso Nacional del Movimiento Evita, un foro integrado por ochocientos militantes de todas partes del país.

Pérsico asegura que él no trabajó de antemano para que Mansilla fracture a la Tupac Amaru y se pase al bando del Evita: “Él quiso venir a nuestro Congreso por su propia cuenta”. Lo mismo dice “Pilo”.

El dirigente de “La 27” explicó a Clarín por qué rompió con la Tupac Amaru: “Cada vez éramos más los compañeros que estábamos cansados de ser maltratados. A muchos no les llegaban los beneficios prometidos. Nadie controla los recursos que el Gobierno le baja a Sala”, dijo, y agregó: “En la Tupac Amaru te cuestionan si pensás distinto. Te echan, te usurpan las viviendas”.

Clarín llamó ayer a Sala para tener su versión de los hechos pero sus voceros dijeron que no iba a hablar. La división de la Tupac Amaru complejiza todavía más el entramado de la sociedad de Jujuy, una de las provincias donde abundan las carencias económicas y sociales.

Detienen a dos imbéciles que vandalizaron edificios policiales

Se trata de dos “muchachos” grandecitos ya, quienes no tuvieron mejor idea que “divertirse” tirando pirotecnia contra 2 edificios policiales. Después de declarar, casi con seguridad quedarán libres, mientras tanto, sirve preguntarse quién pagará los gastos que ocasionó la búsqueda de estos dos sujetos, que son de buena posición económica. ¿Y si la Justicia hace que este dúo de “vivos” corra con todos los gastos?

Los hechos se originaron anoche, cerca de las 20, cuando dos “pícaros de aquellos” circulaban en un auto de color negro por la calle Güemes, y uno de ellos arrojó una bomba de estruendo y petardos en el frente de la Central de Policía. Una agente que justo en ese momento estaba dejando papeles en la oficina del Sub jefe sufrió las consecuencias del estruendo y tuvo que ser trasladada hasta un sanatorio privado para su atención.

Rápidamente la policía montó un operativo importante, que incluyó decenas de agentes y varios móviles para dar con el paradero de estos dos "bobinas". El auto fue localizado esta mañana en la playa de un edificio de calle Güemes al 1.700, por lo que su propietario no tardó en caer. La policía lo identificó como Marcelo Saravia, quien acusó al toque a su compañero de “andanzas” como Martín Colombo, ambos mayores, gente grande ya, quienes fueron detenidos, y quedaron a disposición del juez.

Seguramente este dúo dinámico quedará libre en las próximas horas, mientras tanto, la sociedad salteña deberá correr con los gastos que demandó este operativo. Che, ¿no podremos hacer que este dúo de bobinas pague por lo que hizo”.

Malvivientes del Barrio Unión le declararon la guerra a la policía de Salta

En Barrio Unión, ubicado en la zona norte de la ciudad, un grupo de jóvenes agredió a una patrulla del 911, tirándole piedras y otros elementos contundentes a efectivos que se encontraban en el móvil realizando un recorrido preventivo por el lugar. Un hecho que se repite cotidianamente.

Desde la fuerza policial denunciaron que las agresiones son constantes por parte de los vecinos y que muchas veces recibieron llamadas engañosas pidiendo ayuda para luego ser atacados en el barrio.

La comisario Principal Stella Maris de Mendoza, perteneciente a la Comisaría Sexta, explicó que a raíz de las agresiones sufridas el jueves, varios efectivos resultaron heridos. “Los agresores eran tanto menores como mayores y para poder contener la situación tuvimos que hacer algunos disparos preventivos”, relató.

Dijo además que las agresiones de parte de los vecinos son constantes, “cuando los jóvenes son demorados por algún delito cometido los mismos padres nos agreden para que no lo hagamos, por supuesto ellos no los van a reconocer”.

La gendarmería de Chaco reforzará el patrullaje en la frontera con Salta y Santiago del Estero

El director de Bosques de Chaco, Miguel Ángel López, confirmó que efectivos de Gendarmería Nacional acompañarán las inspecciones para frenar el tráfico ilegal de maderas en la provincia.

Según informó Norte, luego de mantener contacto con el comandante Fabián Franco, a cargo del Escuadrón Sáenz Peña de Gendarmería, López dijo que “hemos establecido que es posible trabajar en forma conjunta con las fuerzas para frenar el delito, como es el caso del tráfico ilegal de madera y donde hay serias denuncias de presencia de narcotraficantes también”.

La decisión fue tomada por el alto grado de vulnerabilidad existente en el oeste chaqueño, más precisamente en la zona de Las Pirámides, Picada Olmos y Línea Barilari, que sirven de límite entre Chaco y las provincias de Santiago del Estero y Salta.

Mediante el acuerdo alcanzado entre Bosques y Gendarmería, en los próximos días comenzarán las recorridas por determinados caminos y picadas, que tienen por finalidad intentar frenar el alto grado de tráfico de madera y de animales, operativos que contarán también con el apoyo de la Policía Ecológica, Dirección de Fauna, Bosques y Policía Rural.

Hacen cumplir una polémica ordenanza

Polémica acción estatal

La Municipalidad está controlando jugueterías, para que no vendan ni exhiban juguetes bélicos. Las tareas buscan contribuir a la formación de una niñez sana, sin estímulos que promuevan violencia.

Las inspecciones realizadas por la Dirección de Producción y Saneamiento Ambiental Municipal (DIPSA) abarcarán 60 negocios de venta de juguetes.

La ordenanza Nº 3492 prohíbe la venta o exposición de juguetes que constituyan réplicas o imitaciones de armas de fuego y punzantes como pistolas y cuchillos. También prohíbe la comercialización de “ballestas con empuñadura tipo pistola, con arco de metal y mira que arrojen dardos de suficiente peso como para causar daño”. En caso de encontrar locales que infrinjan la norma, se les retirará la mercadería y se aplicarán multas.


Los juguetes bélicos no son juguetes rabiosos

Se ha convertido en dogma democrático señalar a los juguetes bélicos como algo nocivo para la educación de los jóvenes y culparlos de las actitudes violentas cada vez más frecuentes en nuestra sociedad.

Pocos juguetes son tan instructivos y recomendables, digan lo que digan todos los presuntos expertos paniaguados del sistema, como los juguetes bélicos. Una insufrible caterva de psicólogos y pedagogos modernos y “progres”, con la inestimable colaboración de los periodistas y los políticos, (las cuatro “Pes” malditas, los cuatro nuevos jinetes del Apocalipsis, Políticos, Periodistas, Psicólogos y Pedagogos) arremetió con fiereza contra el juguete bélico. Muchos incautos padres, la mayoría, han caído en esa trampa y hoy, los niños argentinos ya no juegan a ser soldados. ¡Magnífico! dirán los demócratas babosos de turno. Hemos desterrado los hábitos violentos de la educación de nuestros hijos. Sin embargo, es un hecho, que la sociedad argentina es hoy más violenta que hace treinta años. El maltrato es moneda habitual en nuestros hogares. Se maltrata a las mujeres más que nunca (digan lo que digan), se maltrata a los ancianos y se maltrata a los niños. La violencia doméstica, un fenómeno casi desconocido ha entrado de golpe en nuestra sociedad. La violencia juvenil también está alcanzando cotas desconocidas y alarmantes. Niños que maltratan cruelmente a otros sólo para divertirse, alumnos armados con navajas en los colegios, se amenaza y agrede a los profesores en los institutos, proliferan las bandas juveniles, se expande el consumo de drogas y alcohol que degenera en el gamberrismo generalizado como diversión de fin de semana... Pero eso sí, pacifismo y antimilitarismo a ultranza. Nunca se han denostado más los valores castrenses que ahora, nunca se han ensalzado y divulgado más los principios antimilitaristas y pacifistas que ahora y nunca la violencia gratuita había estado más generalizada en nuestra sociedad. 

Cuando los niños jugaban a ser soldados en una batalla, cuando veían películas bélicas aptas para menores - de las que ya no se hacen, porque ahora hay que mostrar vísceras por los aires y miembros amputados sí o sí - cuando jugaban con sus ejércitos de soldaditos de plástico, los niños entendían la violencia como un fenómeno ajeno a su mundo. Se trataba de una violencia excepcional fruto de una situación – la guerra – también excepcional. Casi sin darse cuenta aprendían que la violencia ejercida a título individual y caprichoso, fuera de un marco concreto, el marco colectivo de un ejército y el de la excepcionalidad de la guerra, era algo malo. Pero además, los juegos bélicos, la historieta bélica, el cine bélico, enseñaban a los niños que incluso esa violencia de la guerra debe tener alguna justificación superior, se debe ejercer colectivamente por una causa en la que se cree y no se debe ejercer para obtener beneficios personales ni por placer o capricho. Los juegos bélicos tradicionales de los niños no reproducían nunca los excesos perversos de la guerra, los niños siempre se situaban en el lado virtuoso del héroe que juega limpio y vence a los malvados. Estos juegos llevaban además implícitos unos valores que, aunque hoy no suelen ser demasiado considerados por la intelectualidad “progre” del sistema, resultan muy útiles para socializar a los jóvenes: disciplina, sacrificio, valor, honor, compromiso, compañerismo... La pérdida y el desprestigio de principios y valores como los mencionados llevan casi de rebote a los contrarios: rebeldía frente a toda forma de autoridad, egoísmo, hedonismo, individualismo... Desgraciadamente, la juventud actual se mueve más en torno a estos antivalores que sin ninguna duda provocan las actitudes violentas que hoy están enquistadas en nuestra sociedad. Y los auténticos valores son, tenidos, no sólo por nocivos, sino por retrógrados. 

Sin embargo, hoy, los niños y adolescentes actuales ven en la televisión un montón de violencia gratuita, no bélica ni militar, que transcurre en épocas actuales, en ciudades como las nuestras, en barrios y viviendas como las del joven espectador y en las que aparecen asesinos sádicos de violencia indescriptible y héroes solitarios e incomprendidos que se enfrentan a ellos por las calles utilizando métodos tan abominables como los de los villanos. Esta violencia se digiere infinitamente peor que la violencia bélica, pues resulta más próxima y real, más “familiar” y cotidiana. Si a ello sumamos las horas que pasan jugando con un ordenador o una consola de vídeo a juegos en los que hay que dar palizas sin mayor justificación a quien se ponga delante del protagonista, entenderemos que el niño empiece a no distinguir lo que está bien de lo que está mal, e inconscientemente llegue a reproducir en su círculo de relaciones las actitudes chulescas que suele ver en la pequeña pantalla y que pueden desembocar en abierta violencia.

La sociedad democrática sigue transitando por el camino de proscribir todos los valores tradicionales y sustituirlos por un peligroso vacío lleno de tópicos intrascendentes y de consignas publicitarias que sólo pretenden convertir a los jóvenes en adultos individualistas y en consumidores compulsivos.


"El juguete por sí mismo no genera violencia en el niño. Todo depende del contexto en el que vive. Si un niño está sometido a un ambiente familiar y escolar tenso, agresivo, represivo y violento, un simple tenedor será para él un arma mortal. El pequeño que está sometido a un maltrato físico y emocional siempre responderá con agresividad. Por eso, no es de extrañar que un pequeño en el momento de ser agredido levante su mano, represente con ella una pistola y diga te mato", dice Alberto Pardo, investigador de la Universidad Pedagógica de Colombia.

"Cuando un niño juega con armas de mentiras éstas no tienen la misma significación que para los adultos. Lo que hacen los niños es introducir a sus fantasías la realidad que a diario ven: la superioridad, el riesgo y el choque de fuerzas. No por eso van a asumir un rol de violencia para toda su vida", concluye este experto.

FUENTE