La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

sábado, 10 de diciembre de 2011

Reeditan el clásico libro "Las jerarquías del ser y la eternidad" de Alberto Rougès

Es la época moderna y su estricta idea de razón es la que enseñó a indagar por las causas: la humanidad se aferró a ese interrogar. Así, se puede preguntar por la causa por la cual se escribe un libro; y si habrá una, muchas, o ninguna. Y aún demandar por la causa por la cual Alfredo Rougès escribiera Las jerarquías del ser y la eternidad, en Tucumán, en los años 40 del siglo XX. La bruma que oscurece la respuesta precisa  lleva a cambiar el eje y sólo atribuir el hecho al misterio del destino. Así luce su sentido la sentencia latina habent sua fata libelli (los libros tienen su destino). Ella irradia su tenue luz sobre el hecho de que cada libro tenga un curso histórico diferente y de que, el aquí aludido, haya alcanzado su cuarta edición (mérito no frecuente en los libros filosóficos argentinos), y de que lo haya sido a través de la Fundación Lillo que cumple, con tesón y éxito, 80 años de meritoria labor cultural.

Rougès intuye que el mundo en el que vive el pensador es siempre una máscara que oculta su verdadero rostro, y que es tarea del filosofar revelar aquél en el que está oculta la verdad. Por ello la senda recorrida por nuestro filósofo muestra, primero, una crítica descarnada al positivismo imperante y, libre ya, asume su propio camino de espiritualidad. Hurga entre los meandros de lo espacial y lo temporal, que la espada filosófica cartesiana había separado tan tajantemente, para encontrar la posibilidad de integrar la realidad en una visión cósmica. Y halla en la noción de tiempo el eje y la fuente de toda experiencia humana.

Es ese signo del nuevo pensar el que el filósofo absorbe con fruición de sus asiduas lecturas de Bergson -con el que disiente parcialmente- y en el que se oye el clamor agustiniano por saber qué es aquello que no se sabe cuando se lo pregunta, pero sí cuando se lo vive. El tiempo, que no es sino la vida misma, espiritual y eterna, es el tema rougeriano por excelencia.

El libro se ofrece en una cuidada edición, con los prólogos de las ediciones anteriores y el correspondiente a la actual -firmado por Jorge Estrella-, y enriquecida por un apéndice documental. Debe destacarse el acierto de hacer presente al autor, en la tapa del libro, con sus sellos personales, su firma y... sus quevedos. 

Un libro recopila los villancicos más populares de Jujuy

“Llegando la Navidad” es un trabajo de investigación realizado con anterioridad por la doctora Erminia Terrón de Bellomo y que ahora saldrá a la luz en un libro.

Los villancicos fueron ordenados temáticamente, resultando un completo relato de la vida de Jesús, desde la Anunciación a María, el Nacimiento, la Adoración y la despedida. El libro también hace mención al origen de los villancicos y la mixtura que se fue dando en las diferentes culturas.

La mayor recopilación se realizó en San Salvador de Jujuy, aunque también se recurrió a fuentes en otras localidades, tales como Palpalá.

Como investigadora, su autora se propone que los villancicos “se sigan cantando y valorando” como una faceta de la cultura de nuestro pueblo.

El comercio de productos industriales bolivianos daña a las pymes jujeñas

Los productos como pulóveres, bufandas, ponchos, sobreros, adornos, mantas, alfombras, pantalones, camisas combinadas con tela de aguayos, aguayos sintéticos, medias, gorras, boinas, entre una cantidad de artículos denominados regionales son comprados en la ciudad de La Paz por docenas, luego son trasladados hacia la ciudad fronteriza de Villazón y a través de los pasantes o pasadoras hacen ingresar la mercadería en forma ilegal a la Argentina.

En los lugares turísticos son distribuidos a los distintos vendedores de las plazas y paseos artesanales, donde se vende como mercadería regional propia de la zona, limitando de esa forma la comercialización de productos genuinos de la Quebrada de Humahuaca y de la Puna Jujeña.

Los precios estos artículos son bajos con respecto a los productos artesanales. Entre los productos importados desde Bolivia y los elaborados en tierras jujeñas existen grandes diferencias de calidad, de durabilidad, y de costos de producción.

Los artesanos no tienen tiempo para estar en las plazas o paseos de ventas de artesanías, la elaboración de sus tejidos les lleva mucho tiempo, desde el tresquilado de la lana de oveja o llama hasta la finalización del tejido. Deben realizar un proceso que se inicia con la tresquila, sigue con la clasificación de la lana, la limpieza de la misma, el teñido, el hilado, el tejido y nuevamente un lavado para recién exponerlo a la venta. Todo ese proceso lleva mucho tiempo por lo que el producto tiene otro costo, muy superior al importado.

Jujuy honra su tradición gaucha


A través se un acto realizado en la plaza Belgrano, se conmemoró el martes el “Día del gaucho”. El secretario de Gobierno entregó un decreto que declara al 16 de junio como el “Día del gaucho jujeño”.

El secretario de gobierno Fernando Pedicone explicó que pasado el “Día de la tradición” comprendieron que era necesario instaurar este día en apoyo a toda la familia gaucha. Se eligió el 16 de junio por cumplirse el aniversario del fallecimiento del coronel Manuel Eduardo Arias. A partir de esta designación del Ejecutivo, los establecimientos educativos de todos los niveles deben incorporar la fecha al calendario escolar y propiciar actos alusivos. 

Tucumán y la Capilla Sixtina


¿Usted sabe que a 85 kilómetros de la capital tucumana, en Aguilares, habemus una Capilla Sixtina?

¿El porqué de la Capilla Sixtina? Con una gran sonrisa el padre Rodolfo Apud responde que "porque el arte eleva el espíritu de las personas. Lo alimenta y llena de bondad. Es el camino hacia Dios. Yo lo veo en las cuatro misas que celebro los días domingo y a las que concurre un promedio de unas 1.500 personas que de a poco van descubriendo la belleza que encierra el arte", concluye.