La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

martes, 29 de noviembre de 2011

Reclutan jóvenes bolivianos para delinquir en Argentina y viceversa

La Quiaca y Villazon (Bolivia) viven dos realidades diferentes: una cuenta con algo más de preparación y leyes específicas de tal manera poder combatir efectivamente los delitos, mientras que la ciudad boliviana, en cambio, tiene ‘agujeros‘ legales por todos lados y aun prevalece el ‘quien tiene plata manda‘.

A los innumerables delitos fronteras afuera debe sumársele que los delincuentes bolivianos ahora reclutan menores de edad, niños o adolescentes argentinos, con el fin de cometer sus fechorías. La extrema pobreza de los barrios quiaqueños ubicados al oeste que colindan con el río Internacional, son el lugar favorito de los antisociales extranjeros, donde con solo algunos pasos están de un lado u otro del límite fronterizo.

Fuentes confiables señalaron a El Tribuno de Jujuy que el hecho de que los niños o adolescentes sean utilizados para cometer delitos, entre ellos, la venta de drogas, no es nuevo y que las fuerzas de seguridad tienen conocimiento de ello, pero que lo grave es que el fenómeno va en aumento. El problema se ha agravado porque la delincuencia sabe que los menores de son inimputables en el lado argentino, lastimosamente no ocurre lo mismo en Bolivia. Lo grave es que, cuando los chicos se inician tempranamente en los delitos, pueden ir mutando o evolucionando hasta llegar a ser peligrosos, incapaces de tener miedo a nada.

Tal es el caso una menor quiaqueña (que por razones legales no se suministraron datos filiatorios), quien por intervención del Consulado logró ser restituida a su familia después de una separación de casi un año, por la acción de criminales que la envolvieron en situaciones delictivas sin su conocimiento. La joven argentina entró regularmente a Bolivia con personas que la invitaron a conocer lugares turísticos; los supuestos ‘benefactores‘ cometieron ilícitos en el departamento de Potosí que, por sus características, estaban planeados y la joven quedó en medio del drama como autora por ser reconocida junto a los antisociales. 

La inmediata intervención de la Cónsul Reina Sotillo fue oportuna, en momentos de varias penurias de la joven para proteger a nuestra compatriota, asi resolver este espeluznante caso y restituir a la muchacha. Sin embargo, la adolescente debió someterse a un proceso legal por las circunstancias ocurridas y el Consulado librar la batalla de probar que la menor había sido también víctima de los delincuentes, la menor lamentablemente estuvo detenida en una cárcel común como si fuera una adulta.

Violentísimos asaltos en las rutas del norte salteño

Un vecino de Tres Cerritos sufrió en la madrugada del jueves pasado un brutal asalto por parte de piratas del asfalto, quienes le desarmaron el auto a balazos en la entrada a Urundel, en el norte provincial.

Una vez desintegrado el vehículo, hicieron descender a su conductor, a quien le sustrajeron más de 200.000 pesos, producto de su actividad de comisionista, según consta en documentaciones presentadas y emitidas por la AFIP.

Juan V., el denunciante, aseguró que ni en el cine había visto una escena como la que le tocó protagonizar, a metros del nuevo puente sobre el río Seco.Para mí, hubo zona liberada, ya que en menos de un minuto me vi solo en la ruta y a unos 500 metros del cruce a Urundel, sobre la cinta asfáltica, me tiraron una plancha de clavos miguelitos soldados, accionada por una persona escondida en la maleza”, arriesgó.

La víctima explicó: “No pude esquivar la trampa y una de las ruedas se desintegró, pero no volqué. Cuando terminé de dominar el auto (un VW Gol color gris), una camioneta salió desde un camino de finca y desde atrás me acribillaron a balazos. Incluso así no le daba lugar para pasarme hasta que la camioneta, una Ford modelo 90 verde, me rozó y me tiró hacia un costado, donde finalmente me explotó el motor. Indefenso, me quedé sentado y tres personas me sacaron a los tirones. Me pusieron una 9 mm en la cabeza y otra en la espalda, me amordazaron y me arrojaron a los yuyales de la banquina. No había una sola persona en la ruta”, recordó.

"Cuando radiqué la denuncia en Urundel, me enteré de que otros tres casos habían sido denunciados anteriormente y con el mismo modus operandi y, entonces, a pesar de todo el riesgo que significa denunciar estos gravísimos sucesos, decidí que tomen estado público”.No debemos esperar que asesinen a un turista sobre la ruta 34 para mover una investigación”, definió.

La víctima aseguró que tiene la certeza de que es un grupo organizado o algo similar, porque averiguó que las otras víctimas habían sido un cambista y dos comerciantes. “Son piratas del asfalto, pero que tienen datos precisos y obran, al parecer, con zona liberada”, señaló.

“Es mucho más que grave, porque el norte provincial, de a poco, se está convirtiendo en tierra de nadie. Hoy me tocó a mí y salvé la vida de milagro. Mañana, no sé”, finalizó.

Cruzada de una vecina salteña para salvar un lapacho

“Antes me van a degollar a mí” les dijo Luisa Sumdblad a los trabajadores que el sábado a la mañana llegaron con amoladoras para cortar un árbol -el único árbol- en la calle Caseros al 225. La determinación de la mujer hizo que los hombres detuvieran su empuje y comunicaran la “novedad” a la empresa que pretende realizar un cableado subterráneo para líneas telefónicas. Luisa es una vecina que hace 50 años plantó ese árbol y considera una falta de respeto y consideración a la salud de la gente que se los derribe sin piedad en las veredas de Salta. “No puede ser que nadie haga nada. Este ejemplar de lapacho rosado es el único árbol que hay en calle Caseros desde Islas Malvinas hasta el cerro. Es una vergüenza que nadie haga nada por nuestra calidad de vida” manifestó.