La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

sábado, 26 de noviembre de 2011

Homenajearon al padre Diego Calvisi en Orán

El padre Diego Calvisi, fundador del Hogar de Niños Santa Teresita del Niño Jesús, de Orán, es uno de los sacerdotes que dejó su huella y su testimonio en la Diócesis de esta ciudad.

En agosto se inauguró un monumento en su honor, emplazado en el Hogar. En la oportunidad se subrayó el significado que tiene el homenaje por la labor evangelizadora de este sacerdote, quien de sus 91 años dedicó 30 al servicio de los niños más necesitados.

Muy sensible en lo social, fue capellán del hospital San Vicente de Paúl, donde vivía; fundó el Hogar de Niños de la congregación Santa Teresita; participó activamente en la resolución de muchos conflictos en la zona, como los reclamos de los pobladores de San Andrés, los piquetes de Mosconi, las negociaciones tensas en la Municipalidad de Orán por conflictos gremiales-laborales, entre otras actividades.

El padre Diego es un ser especial que ha dedicado toda su vida al servicio de los demás. Algunos a su edad se jubilan, pero él sigue cuidando espiritual y económicamente a las Hermanas Concepcionistas.

Siempre busca la ocasión para confesar, la gente lo define como “un santo”.

El Hogar es sólo una pequeña parte de su obra caritativa.

Empieza a tomar forma el complejo astronómico del Macón en la Puna salteña

Proyecto "Nawi Puna"

Tolar Grande, el pequeño poblado andino distante a 380 kilómetros de la ciudad de Salta, comenzó a recibir las estructuras del primer observatorio astronómico del cordón del Macón. Entre las piezas que llegaron en cuatro camiones están los componentes de la cúpula de 8 metros de diámetro fabricada en Córdoba para el proyecto “Nawi Puna”.

Se trata de una iniciativa que ensamblará investigaciones astronómicas con atractivos paisajísticos, naturales y culturales, a partir de una propuesta del Instituto de Astronomía Teórica y Experimental (IATE) apoyada por el Ministerio de Ciencia y Técnica de la Nación, el Consejo Federal del sector (Cofecit), el Conicet y la Provincia.

El proyecto “Nawi Puna” comenzará a operar con un telescopio de 40 centímetros, pero el IATE, centro de investigación dirigido por Diego García Lambas, proyecta emplazar otro de 1,5 metros de diámetro en marzo o abril de 2012.

El proyecto “Nawi Puna” prevé la puesta en funcionamiento de un Centro de Interpretación en Tolar Grande. La idea es que el pueblo sume a su oferta turística un espacio de exposición de material astronómico y de la tierra para la interpretación del cielo y de la geología de la Puna. Estas instalaciones, que se encuentran casi terminadas, contarán con un telescopio de menor dimensión y podrán ser visitadas día y noche. 

Presencia rusa

Cerca del observatorio que comenzó a instalar el IATE en las estribaciones del Macón, está proyectado el emplazamiento de otro complejo telescopio, en el marco de un proyecto impulsado por la Academia de la Ciencia de Rusia.

El segundo observatorio previsto en Tolar Grande apunta al estudio, identificación y seguimiento de asteroides y objetos artificiales que orbitan la tierra y se consideran potencialmente peligrosos.

El instituto científico de Moscú también opera una de las mayores redes internacionales de rastreo y seguimiento de la denominada chatarra o basura espacial, un problema que plantea crecientes riesgos, preocupaciones y desafíos.

Los científicos rusos que relevaron meses atrás el sitio por el que ya se firmó un acta de entendimiento con instituciones argentinas, crearon y dirigen el proyecto Pulkon, una red internacional de radiotelescopios de baja frecuencia (LFVN).

Un museo en Ciencias Naturales se abre para acoger a los indígenas de la región


En el Instituto de Arqueología y Museo (IAM) de la Facultad de Ciencias Naturales (San Martín 1.545) se exhibe actualmente la muestra "Entre manos, garras y pezuñas", integrada por valiosas piezas de colección.

Uno de los objetos que atrapa la atención de los visitantes -sobre todo de los más jóvenes- es un punzón escarificador realizado en asta de corzuela. "Era utilizado por los Ashlushlay del Chaco Boliviano para hacer tatuajes en relieve en distintos lugares del cuerpo. Curiosamente los tatuajes se asemejaban a los de los maoríes, tal vez por eso atrapan la atención de los jóvenes", señaló la museóloga Laura Moya, responsable a cargo de la muestra.

Según la experta, para los Ashlushlay los animales eran muy importantes y casi siempre eran invocados en distintas prácticas vinculadas con el nacimiento, el post parto, las ceremonias de iniciación, la muerte y otros momentos críticos de la vida. "En la cosmovisión cazadora de los Ashlushlay, era perfectamente posible el intercambio de poderes o cualidades entre los hombres y las bestias. Por eso usaban escarificadores de hueso para hacerse tatuajes en rituales que se llevaban a cabo antes de emprender una cacería, un juego o la práctica de algún deporte. Creían ellos que al hacerse el tatuaje, las cualidades del animal del que provenía el hueso pasaban al hombre", agregó. Estos elementos punzantes -confeccionados por lo general en hueso o cuero de animales- eran usados también para producir sangrías en distintas partes del cuerpo y en diferentes contextos rituales como, por ejemplo, la iniciación masculina. "En este caso, el escarificador es de asta de corzuela, pero también se usaban de otros animales, que de esta manera transferían sus poderes. Así, se usaba el de ñandú para correr con mayor velocidad, el del gato montés para ver mejor en la noche y el de pecarí para ser más bravo y aguerrido", argumentó Moya.

Además de estos objetos originales, el Museo de Arquelogía posee una valiosa colección compuesta por 7.000 objetos, entre los que se encuentran momias, piezas funerarias, collares y prendas.