La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

viernes, 25 de noviembre de 2011

Detienen a una enfermera que asesinaba personas inocentes

Una mujer, de profesión enfermera, fue detenida por efectivos de la Brigada de Investigaciones acusada de realizar abortos clandestinos en su domicilio, que fue allanado y de donde se habría secuestrado gran cantidad de elementos farmacológicos con los que, al parecer, se realizaban estas prácticas ilegales.

El allanamiento se realizó el miércoles a la noche, en donde se detuvo a una mujer identificada como Norma R. de 53 años, enfermera, quien prestaría servicios en el nosocomio local, siendo alojada en la Comisaría de la Mujer de San Salvador de Jujuy, a quién se la acusó de "aborto en grado de tentativa".

La investigación habría comenzado cuando días pasados, una menor de trece años fuera internada en el Hospital “Arturo Zabala”, luego de ingresar por la guardia, por complicaciones sufridas luego de haberse realizado una aparente práctica ilegal.

¿Se suicidó o lo suicidaron?: sospechosa muerte de un importante investigador de la policía salteña

El Jefe de la Brigada de Investigaciones murió de un disparo en la cabeza. En la mañana de ayer el Jefe de la Brigada 1, Néstor Piccolo, se habría quitado la vida, según informaron desde la Jefatura de la Policía, efectuándose un disparo con arma de fuego, el hecho ocurrió atrás de la iglesia que se encuentra frente a su oficina sobre avenida Chile.

Néstor Piccolo fue encargado de la investigación del doble homicidio de las turistas francesas, destacado por su eficiencia en la resolución de distintos casos que resolvió, junto a su grupo de colaboradores.

Según fuentes cercanas el comisario estaba recibiendo presiones por parte de un superior, de hecho había manifestado su intención de solicitar la baja y retirarse de la fuerza. 


“Ojalá que lleguemos a determinar las razones de la muerte pero siempre es difícil en estos casos, más cuando no existe una nota, una carta o alguna referencia sobre las razonas que lo llevaron a proceder tan drásticamente. Se confirmó el suicidio pero vamos a seguir trabajando en el caso desde la Fiscalía y desde la Policía de la Provincia”, manifestó el ministro de Gobierno, Seguridad y Derechos Humanos, Maximiliano Troyano.

El ministro además pidió a la comunidad que no se hagan conjeturas irresponsables sobre las causas que lo llevaron al policía a proceder de esa manera por respeto a la familia y a sus seres queridos. “Este es un tema que debe tratarse delicadamente no sólo porque Píccolo pertenecía a una importante institución sino porque detrás hay una familia que está sufriendo”. 

La difamación contra Mario Casalla no se detiene

Hato de izquierdistas consigue que la UBA sancione a un intelectual

Tras la gravísima denuncia que pesa sobre Mario Casalla, quien tiene a su cargo la Materia Problemas Filosóficos en Psicología, siendo profesor adjunto regular de Historia de la Psicología, enmarcada en delitos de Lesa Humanidad cometidos en la provincia de Salta, donde el denunciado se desempeñó como Secretario Académico de la UNSa, desde 1975; el Consejo Directivo de nuestra Facultad en su última sesión aprobó el Proyecto presentado por Psicólogos En Frente elaborado conjuntamente con AGD Psicología y por el que se resolvió la suspensión preventiva en todas sus funciones.

La denuncia que pesa sobre Mario Casalla fue efectuada por el Dr. Martín Ávila, delegado en Salta de la Secretaría Nacional de Derechos Humanos, y está radicada ante el Juzgado Federal Nº 1 de la Ciudad de Salta a cargo del juez Julio Leonardo Bavio; en ella se solicita que Mario Casalla sea investigado como presunto autor mediato de la privación ilegal de la libertad del profesor Miguel Ángel Arra, secuestrado el 24 de junio de 1975, fecha desde la cual permanece desaparecido.


El testimonio de Casalla 

Ante difamaciones sobre mi persona insistentemente difundidas con el ánimo evidente de agraviarme y desprestigiarme, basadas en supuestos “documentos de época” y abundantes comillas que ponen en mi boca palabras que nunca dije, en una nota que jamás presenté, digo:

1. Que fui cesanteado por la dictadura militar como docente de la Universidad Nacional de Salta al producirse en golpe de estado de 1976, aplicándoseme la denominada “ley antisubversiva” y que por más de una década perdí el ejercicio de la profesión docente. Compartí así el destino de cientos de trabajadores y estudiantes salteños y del resto del país. Por tanto -si se me quiere ubicar- búsqueseme en la lista de las víctimas y no en la de enfrente, como intencionalmente algunos pretenden hacer.

2. Que sólo al retorno de la democracia en el año 1983 –como cientos de docentes universitarios- solicité mi reincorporación administrativa ante las autoridades de la UNSA y simultáneamente inicié la demanda judicial contra aquélla resolución militar, la cual gané. La UNSA aceptó mi reincorporación como docente en 1987, que yo no hice efectiva por estar ya radicado en Buenos Aires. Que tengo una vasta obra escrita que va desde mi primer libro en 1973, “Razón y Liberación. Notas para una filosofía latinoamericana”, hasta el reciente “América Latina en perspectiva. Dramas del pasado, huellas del presente” (2011). Allí está lo que yo creo, pienso, estudio y enseño como intelectual comprometido con la realidad argentina y latinoamericana de los últimos 45 años, y no en supuestos “informes secretos” de los represores y genocidas del proceso militar.
 
3. Que siempre he sido un intelectual comprometido con las luchas y debates políticos en los lugares que he vivido, pero mis compromisos, mis rechazos o mis adhesiones (en Salta o en Buenos Aires) han sido, son y serán siempre políticas: es decir con las reglas de disputa propias de una democracia viva y participativa, con la pluma y la palabra, con el ejercicio de los debates y las críticas que se hacen y reciben de frente y en buena ley, no por otros medios.
 
4. Que he iniciado en Salta las acciones legales del caso, así como las que corresponden por difamaciones y agravios públicos. Pero, dado que el tiempo de la Justicia es siempre menos veloz que el de los Heraldos Negros, mientras tanto deberemos seguramente soportar nuevas diatribas y difamaciones. Pero, a la larga, la verdad siempre aparece.

Novedades del caso Cifre: liberan acusados pero no arrestan a más culpables

El juez federal de Orán, Juan Raúl Reynoso, ordenó el jueves 17 la liberación por falta de mérito de tres de los diez detenidos como supuestos integrantes de una organización que intentó traficar 367 kilos de cocaína a Portugal, en una operación conocida como “Carbón narco”. La droga estaba teñida de negro y era similar al carbón vegetal que se exportaba desde un emprendimiento de propiedad del presidente del Concejo Deliberante de Joaquín V. González, Luis Arturo Cifre. El magistrado decidió otorgarles la libertad al abogado Juan Francisco Clemente Ochopeco, el contador Luis Herrera y el funcionario de Aduana Jorge Gabriel Robles.

La medida fue ordenada luego de que los tres fueran favorecidos por falta de mérito. El juez debe resolver en los próximos días la situación procesal de los otros siete detenidos, entre ellos, el concejal Luis Arturo Cifre, presidente del Concejo Deliberante de Joaquín V. González (en el momento de su detención) y miembro del Frente para la Victoria. El caso tomó estado público luego de que Gendarmería realizara 15 allanamientos en Anta y nueve más en Tucumán, Clorinda y Buenos Aires.

La muerte de la nena abortista desencadenó un importante debate en Salta

Salteños a favor de la vida

Otra vez tenemos que lamentarnos por la muerte que apareja el aborto, y esta vez no solo del niño por nacer sino, también, de su madre niña. ¿Hasta cuándo vamos a dejarnos engañar con el falso discurso de que el aborto protege o beneficia a las mujeres?

Con el aborto químico también está demostrado en todo el mundo que no existe “aborto seguro”, pues con el aborto siempre muere al menos una persona, cuando no las dos. Estar a favor de la vida no solo significa estar contra la pena de muerte a la que se condena a los niños por nacer, sino también estar a favor de la vida de sus madres. Existe una verdadera solución para esas situaciones y esa solución es el amor. Estamos convencidos de que cualquiera de las situaciones en que un niño pueda ser engendrado puede ser superada con amor, pero la muerte no tiene vuelta atrás, es un daño para siempre.


Salteños en contra de la vida

Gabriela Cerrano, Concejal del PO, quien repudió el accionar de la justicia al arrestar a la madre de la niña fallecida hace 10 días tras un aborto clandestino.

Cerrano adelantó que este viernes en el día Internacional contra la Violencia hacia la mujer, el Partido Obrero se movilizará en repudio de este caso.

Lo que se pretende con el arresto de la madre de la niña fallecida es encubrir la responsabilidad del Estado”, afirmó la joven concejal que lleva adelante una lucha a favor de la despenalización del aborto.


Vox populi: proponen consulta popular para aprobar o rechazar el aborto

La diputada del Partido Renovador de Salta, Fani Ceballos de Marín, sostuvo que como la despenalización o no del aborto “es un tema de tanta envergadura y toca muy a fondo la idiosincrasia y la formación religiosa, ontológica y social de un pueblo”, el gobierno tendría que convocar a un referéndum o plebiscito. Además, las mujeres son mayoría tanto en la provincia como en el país, entonces la despenalización no la pueden decidir solamente los legisladores, argumentó.

Asimismo calificó a la cuestión del aborto de “grave porque afecta particularmente a la mujer”. “Yo soy una defensora de los derechos de la mujer a ultranza, pero no soy contraria a los derechos de la vida de un ser indefenso y vulnerable”, planteó Ceballos de Marín. 

La ciudadanía jujeña está harta de la cultura piquetera

Una importante cantidad de representantes de distintas organizaciones sociales, encabezada por la Organización Barrial Tupac Amaru, se dieron cita en una de las esquinas de Plaza Belgrano, en la intersección de calles Gorriti y San Martín, donde desde las primeras horas de la mañana numerosos representantes de las distintas Organizaciones habían comenzado a reunirse.

Minutos antes, encabezando la marcha provincial, Sala comentó que el motivo por el cual regresaban a las calles jujeñas “fue que ayer se cumplieron tres meses del no cumplimiento del Gobierno de la provincia para con la entrega de las tierras, por cuanto habían prometido que, cuando se les entregaran los títulos, iban a comenzar a distribuir las tierras para los lotes. Y es lamentable que el Gobierno de la provincia no haya trabajado en esto hasta ahora”.

En este contexto, Sala agregó que la intensión era permanecer en Plaza Belgrano hasta obtener respuestas positivas a los reclamos; “aquí acamparemos, nos quedaremos hasta que el Gobierno de la provincia comience a distribuir las tierras para todas las personas que las necesitan”.


Banderas, pancartas, campamentos, cortes de calle compulsivos sin importar horarios pico, la invasión del espacio público, discursos encendidos, ánimos en estado de ebullición y el desborde que se vuelve moneda corriente, se conjugan sin piedad para mostrar cuan lejos está nuestra provincia de encontrar el rumbo social que le devuelva el destino de grandeza que supo tener tiempo atrás.

Lamentablemente, las movilizaciones por cualquier motivo, la mayoría de ellas disfrazadas de legítima causa social, forman parte del escenario habitual, dejando a su paso unos pocos beneficiados (se los puede contar con los dedos) y una mayoritaria porción de la sociedad en estado de indefensión y temor, padeciendo situaciones perjudiciales difíciles de remontar.

La movilización que afectó el miércoles la normal dinámica de la Capital jujeña, con propósitos poco claros (a esta altura de los acontecimientos a pocos parece importar los motivos, sino las consecuencias), fue una pretendida muestra de poder de convocatoria y de movilización, que terminó siendo, ni más ni menos, una nueva señal de debilitamiento, producto de un desacreditado modo de intentar imponer razones, basado en la prepotencia, el amedrentamiento, el atropello y el desprecio por los derechos de los demás. Evidentemente, algo en las entrañas se está resquebrajando y hay que ganar la calle para encubrirlo. La aparición de nuevos nucleamientos sociales, ofrece indicios inequívocos de que hay gente que está dispuesta a decir basta.

Sumidas en sus intereses sectoriales, las cabezas de este movimiento permanecen indiferentes al malestar de la comunidad, que impotente tiene que soportar los bloqueos de tránsito, llegar tarde a los lugares de trabajo o dejar de vender, porque a un grupo de manifestantes se le ocurrió apropiarse de espacios públicos y privados, con la sola intención de mantener vigencia.

La sensación instalada es que nadie quiere tomar la decisión de llamar al orden, al respeto por la ley, al respeto por los demás y a la observancia de las reglas básicas de convivencia.