La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

lunes, 14 de noviembre de 2011

Buscan a un sicario autor de un doble homicidio en Salta: las dos víctimas eran menores de edad

La historia de la niña que falleció tras habérsele practicado un aborto séptico conmocionó a todos en los últimos días. Su caso ya llegó a la Justicia. Lo principal es saber quién es la persona que le hizo esta práctica ilegal y también conocer por qué el hospital Materno Infantil no informó la causa del deceso.

La menor vivía en barrio Bancario, en la zona sur de la ciudad. Un llamado anónimo al 9-1-1 dio cuenta el miércoles pasado de que en una sala velatoria se estaba velando a una niña que murió por un aborto legal y no a causa de una peritonitis, como aseguraban algunos de sus familiares. Fue entonces cuando policías de la Brigada de Investigaciones se hicieron presentes en el lugar con la orden de retirar el cuerpo para realizarle una autopsia. Ese estudio se llevó a cabo ayer y arrojó el diagnóstico de muerte a causa un shock séptico.

Inseguridad: una triste realidad de Tucumán

Los casos de homicidios en ocasión de robo aumentaron considerablemente en 2011 y preocupan a la Policía. Con el crimen de Mauro Iván Senneke, ya son por lo menos 10 los casos de personas que fueron asesinadas cuando les robaron.

El caso que más repercusión tuvo fue el crimen de Elda Hovannes, que fue ultimada por un motoarrebatador que la atacó en la puerta de su casa, en el barrio Ampliación Kennedy, para robarle la cartera. El hecho ocurrió el 19 de julio. Los vecinos organizaron varias marchas y se reunieron con autoridades de la Policía para coordinar nuevas estrategias de seguridad.

El 12 de septiembre, Marcela Aragón caminaba por el barrio Copiaat rumbo a su casa, cuando dos ladrones la sorprendieron e intentaron sacarle la cartera. En el forcejeo le pegaron un tiro en la cabeza delante de su hija de 14 años.

Tanto el crimen de Aragón como el de Hovannes no tienen un sospechoso detenido. Ambos casos están a la espera de cotejos genéticos que puedan aportar datos sobre los homicidas. En conclusión, continúan impunes.

Otros dos casos que tuvieron mucha repercusión fueron el del taxista Carlos Quijano. El hombre había desaparecido el 20 de mayo a la madrugada, y dos días después se encontró su auto a la vera de la ruta 157. Varios días después, el cuerpo del taxista fue hallado en el cerro San Javier. Hay dos detenidos acusados del hecho.

El primer caso violento ocurrió el 18 de febrero. Juan Manuel Leguizamón, propietario de un drugstore en el barrio Juan B. Terán, fue ultimado por tres ladrones que ingresaron a su negocio en plena siesta. En un forcejeo, uno de los asaltantes resultó herido, y falleció unos días más tarde.

Contundente rechazo del Senado de Salta a los macabros planteos abortistas

El Senado de Salta, que preside el vicegobernador Andrés Zottos, aprobó en su sesión del jueves una declaración institucional mediante la que se exhorta a los legisladores nacionales por Salta a rechazar los proyectos de ley que apuntan hacia la despenalización del aborto y que actualmente están siendo debatidos en el Congreso Nacional.

Zottos, hombre cercano a la Iglesia Católica romana (y a la de Bizancio), ya se había pronunciado enfáticamente contra el aborto, pero ahora, mediante uno de sus incondicionales, el senador chicoanense Luis D'Andrea, consiguió no solo que el Senado aprobara por unanimidad una declaración antiabortista sino que exigió que los legisladores nacionales salteños se opongan "terminantemente" a cualquier intento de despenalizar el aborto.


Entre otras cosas, en los fundamentos del proyecto de D´Andrea se lee: “hay ciertas cuestiones trascendentales que se tornan debatibles en el seno de la sociedad que, por falta de educación o por la manipulación dolosa de conceptos, han causado en el orden natural grandes tragedias humanas. Una de esas cuestiones es lo concerniente al Aborto, vale decir, de lo que respecta al asesinato de la persona por nacer, del crimen que elimina a la criatura más indefensa que existe (aún más vulnerable que un recién nacido), porque el ‘embrión dentro del seno materno es lo más inocente en absoluto que se pueda imaginar… pues es débil e inerme, hasta el punto de estar privado de aquella mínima forma de defensa que constituye la fuerza implorante de los gemidos y el llanto del recién nacido´. No se debe desconocer que destruir a un embrión humano significa impedir el nacimiento de un ser humano”.

“Se debe reafirmar también que no hay excusa que justifique tal atentado: ni el hecho de ser producto de una violación, ni el riesgo de salud de la madre, ni la circunstancia de ser hijo de una mujer demente, ni la inviabilidad de la criatura, ni las enfermedades con las que podría venir al mundo, ni las carencias económicas o afectivas de que podría ser potencial víctima, porque en todas estas circunstancias existe un derecho, el primero, porque es fuente y origen de todos los demás. Es el derecho inherente y fundamental de toda persona: el derecho humano a la vida”.