La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

martes, 8 de noviembre de 2011

Aspirantes a maestros toman un edificio y amenazan con hacer un corte de ruta

Por tercer día consecutivo, un gru­po de 150 personas se manifestó y tomó el edificio del instituto terciario público 6008 “Hermenegildo Ar­mando” de Apolinario Saravia (de­partamento Anta) para pedir que se abra la carrera de maestro de grado.

Además conformaron una comi­sión de ocho representantes para re­alizar gestiones ante el Ministerio de Educación y anticiparon que si no obtienen una respuesta satisfactoria cortarán la ruta provincial 5. Los manifestantes dijeron a El Tribuno que hay casi 300 chicos de Apolinario Saravia y de los alrededo­res interesados en estudiar la carrera de maestro de grado. La cifra salió de un relevamiento realizado casa por casa. “Sin embargo, por decisión del Ministerio de Educación solo se abrirá en este establecimiento la ca­rrera de docente de nivel inicial”, dijo Silvia Aguilera, vocera de los “indig­nados” de esa localidad.

“El jueves y viernes pasado nos concentramos en el establecimiento e impedimos el dictado de clases. Nos mantendremos en esta posición hasta que seamos escuchando”, ase­guró Aguilera, quien ayer encabezó una nueva protesta y con ello deter­minó que fuese la tercera jornada sin actividades académicas.

La mujer advirtió “si hace falta, va­mos a salir a corta la ruta, pero no queremos llegar a ese punto y tener que enfrentarnos con la policía”.

Aberrosexuales manifiestaron su típica intolerancia y su profundo odio mientras celebraron su enfermedad

Diferentes organizaciones que promueven los derechos a la diversidad de género en Salta organizaron la octava marcha del orgullo gay en nuestra provincia. Lo que era una manifestación pacífica y muy colorida por las calles del microcentro salteño terminaron con un daño intencional y una afrenta directa a la iglesia católica al pintar una de sus paredes con la inscripción "Ley de Identidad de Género Ya".

Tras la pintada, la policía que acompañaba a los manifestantes procedieron a proteger la zona de la catedral pero en ningún momento se hizo detención alguna al grupo que dañó la entrada de la catedral, símbolo religioso y cultural de los salteños.

La marcha no tuvo más de 800 concurrentes pero la policía informó que tenía más de 2000 personas justificando de alguna manera la poca cobertura que se hizo a nivel de seguridad; más allá que hubo un corte de tránsito programado desde las 19.30 por las calles céntricas.

La lacra social de Colombia invade el norte argentino

Luego de que a través de dos denuncias se los acusara de apropiarse de mas de cuatro mil pesos bajo el ardid de sanar diferentes enfermedades fueron detenidos dos “curadores” colombianos en el El Jardín.  

En el primer caso se habrían apoderado de la suma de 4.000 pesos como parte de pago por la sanación de un mal que aquejaba a un anciano de 80 años, mientras la segunda víctima fue un hombre 56 años quien explico que los sujetos se apoderaron de 500 pesos al prometerle que lo sanarían de una dolencia en su columna, curaciones que nunca se concretaron.

Los implicados son dos hombres de 21 y 23 años de nacionalidad colombiana pero con residencia actual en la capital jujeña.


Policías de la Seccional 21° arrestaron el viernes a un joven de nacionalidad colombiana, luego de que este, junto a un cómplice que logró fugarse, amenazara con un arma de fuego a una transeúnte con fines delictivos, en la ciudad de Perico.

La ciudad y los perros

Callejeros salteños

La vida de los perros callejeros y vagabundos, siempre sueltos, está llena de riesgos. El hombre y el hambre son sus principales amenazas. La Organización Panamericana de Salud (OPS) los llama perros de dueños irresponsables. Las agrupaciones protectoras aseguran que la cantidad de animales sueltos en la provincia de Salta es alarmante y que crece día a día. “Todos los veranos pasa lo mismo: se acrecienta el abandono. Debido a la pirotecnia de fin de año que los aturde y hace que se escapen asustados. Y también porque son dejados en la calle por sus dueños cuando se van de vacaciones”, señalaron desde el Movimiento Argentino de Protección al Animal (MAPA).

Históricamente se plantearon irracionales soluciones para la proliferación de perros sueltos. Nadie podrá olvidar la perrera, una pesadilla para cualquiera que tuvo la mala suerte de ver a su perro atrapado en la jaula móvil. También permanecen como manchas en la memoria las noticias de perros envenenados y ahorcados por asesinos que sólo encuentran respuesta a su histeria en el exterminio. Y nada de ésto solucionó el abandono de animales que no tienen la culpa del irresponsable proceder de los ciudadanos. En cambio, otras propuestas, como la castración y la vacunación gratuitas, resultan motivadoras, aunque desorganizadas nunca darán frutos visibles.

La capital salteña no está al margen de esta problemática. En el centro y en todos los barrios abundan los perros sueltos. Algunos son callejeros pero no “por derecho propio” como cantaba Cortéz, sino por la desidia de sus dueños que no los controlan, que les dejan la puerta abierta sin pensar en el daño que pueden provocar o que pueden sufrir. Otros son hijos de la calle, criaturas sin techo, fogueados en peleas por un hueso, investigadores de bolsas de basura, auténticos vagabundos.


Callejeros tucumanos

A mediados de 2009, se calculaba que alrededor de 50.000 animales conformaban la población canina de San Miguel de Tucumán y merced a la castración de 2.000 hembras efectuadas por la Municipalidad en 2008, se había evitado el nacimiento de 20.000 canes, según dijo entonces el responsable del Centro de Adaptación y Reubicación Animal (Cenara). En julio de ese año, el subsecretario de Servicios Públicos de la Municipalidad había señalado que el abandono de mascotas era cada vez mayor y se serían necesarios 10 años más con planes masivos de esterilización de machos y hembras para controlar la cantidad de animales domésticos que circulaban por las calles. Los veterinarios dijeron en esa oportunidad que el 80 % de los canes operados no eran callejeros y señalaron que el problema de operar a estos animales era que luego de la intervención, necesitaban un día de cuidados permanentes con calmantes y sólo podía hacerse si un vecino bien intencionado se ofreciera a ello.

El titular del Cenara dijo que actualmente tienen 160 perros en el establecimiento y que en cuatro años efectuaron más de 7.000 castraciones gratuitas. Casi todos coinciden que se trata de un problema cultural porque es la gente la que abandona a los perros en la vía pública y estos se reproducen luego sin control. Las campañas de esterilización y de concientización deben ser constantes.