La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

jueves, 29 de septiembre de 2011

Milagro Sala, "una negra que no se calienta ni un pito por los pobres"

Milagro Sala y su familia en sus famosas vacaciones en Punta del Este (enero 2011)
En medio de una huelga de hambre que ya lleva 24 días, el secretario general de los ex trabajadores de Zapla, Juan Carlos Martínez, denunció en Radio 10 que la líder del Movimiento Tupac Amaru distribuye los bolsones de alimentos que recibe de la Nación "entre piqueteros que nunca trabajaron".


"Esa negra, mientras reciba los bolsones de la Nación no se calienta un pito por los pobres; acá es cada cual para cada cual", manifestó Martínez, quien se quejó: "Estamos huérfanos y somos viejos de 60 a 90 años".

"Quiero que quede bien en claro que no somos piqueteros. Es una vergüenza que Milagro Sala se ensucie por una bolsa y se las regale a los piqueteros que nunca trabajaron", insistió Martínez, quien clamó a la Presidente: "Nos estamos muriendo de hambre hace 24 días".

El circo setentista: Lorenzetti hace un safari dedehachehachista en Tucumán pero no visita el antiguo aeropuerto

Lorenzetti recorrerá hoy el Pozo de Vargas, ubicado en Francisco de Aguirre al 4.000, en la capital tucumana, donde habrían sido arrojados cuerpos de detenidos desaparecidos en la década del 70.

Luego se trasladará al ex Arsenal "Miguel de Azcuénaga", en donde se denunció la existencia de fosas comunes.


Mucha gente ya no lo recuerda y otros, aquellos que tienen menos de 30 o 40 años de edad, lo desconocen, porque no habían nacido o eran demasiado chicos.


Ese día cuando todavía no habíamos salido del estupor de hechos similares, recibimos una noticia que nos conmocionó, el avión Hércules C-130 de la Fuerza Aérea Argentina, matrícula TC-62 había sido derribado a las 13:05 horas, por una bomba colocada y hecha estallar por control remoto, en plena carrera de despegue, que la habían colocado en el desagüe que pasaba por debajo de la pista de aterrizaje del Aeropuerto de Tucumán “Teniente Matienzo”, quedando un cráter en el cemento de 12 metros de diámetro por 2 de profundidad.

Se trasladaban 114 efectivos de la Gendarmería Nacional, con destino a la Provincia de San Juan, de los cuales, en el día del atentado, se habían registrado seis fallecimientos y veintitrés heridos, nueve de ellos de gravedad.

Esta operación realizada por elementos terroristas subversivos se llevó a cabo con una gran precisión, pero por la pericia de la tripulación se evitó que este atentado criminal alcanzara proyecciones de catástrofe, salvando las vidas de más de un centenar de almas que se encontraban a bordo, como así también el desastre que podía haber ocasionado de haberse precipitado sobre el Barrio Obrero situado a continuación de la cabecera de pista de dicho Aeródromo.