La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

miércoles, 15 de junio de 2011

Gobierno de Alperovich protege a la plutocracia azucarera ecocida

El secretario de Medio Ambiente de Tucumán, Alfredo Montalván, admitió que este año se arrojará vinaza a la cuenca Salí-Dulce y le pidió “paciencia a los santiagueños”, al asegurar que se avanza con los proyectos para dar una solución a este desecho que produce muerte en su avance hacia el embalse Río Hondo. La respuesta desde Santiago del Estero fue clara y contundente: habrá paciencia si Tucumán demuestra con acciones concretas que se construirán las plantas de tratamiento de los residuos industriales. Así se manifestaron coincidentemente el secretario del Agua, Abel Tévez, y el defensor del Pueblo, Martín Díaz Achával, quien exigió a los industriales azucareros “que pongan la plata para tratar la vinaza”.

De este modo, la problemática ambiental generada por las industrias tucumanas sumó su tercer capítulo de cruces verbales entre Tucumán y Santiago del Estero. El primero, cuando la polémica titular del grupo Balcanes y dueña de tres ingenios, Catalina Lonac, afirmó que la contaminación era un problema generado por los santiagueños “por haber construido mal el dique Frontal”.

El segundo, cuando especialistas de la Secretaría de Medio Ambiente de la vecina provincia, aseguraron que no había vinaza en los tributarios porque no había comenzado la producción de bioetanol, pero algunos afluentes de Tucumán venían envenenados con esta sustancia.

Ayer se conocieron las declaraciones de Montalván en un medio de Tucumán, en la que aseguró que hay avances en las obras que ingenios y citrícolas realizan para tratar los residuos industriales y con ello, reducir el impacto en los cursos de agua que alimentan la cuenca. Sin embargo, cuando se refirió a la vinaza, desecho generado por la producción de bioetanol a partir de la caña de azúcar, reconoció que este año habrá vuelcos en los tributarios.