La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

miércoles, 8 de junio de 2011

La Cruz de Matará visita Tucumán

Se encuentra en Tucumán la auténtica Cruz de Matará, de Santiago del Estero. La imagen, tallada por los indígenas según los principios de la escuela del Alto Perú, es de 1594, por eso se dice que es la representación de Cristo más antigua del país. Podrá ser visitada por los fieles hoy, en la parroquia de San Gerardo (avenida Alem 552), donde se rezará un rosario a cada hora, y se oficiarán misas a las 9, 17 y 20.30. Luego habrá una charla del padre Luis Rodríguez, párroco de Matará. Mañana, la imagen estará en San Pedro de Colalao, en la parroquia principal, donde a las 18 se oficiará la misa.

Denuncian a grandes grupos mafiosos de Salta

Con más de 25 años en la fuerza y con una foja intachable, el exjefe de la Unidad Regional 4 y oriundo de Salvador Mazza, Osvaldo Sosa, fue terminante: “Nadie desconoce el proceso de ‘cartelización’ que se vive en la provincia de Salta. Delincuentes comunes, uniformados y políticos, corrompen todo, pero ningún funcionario hace nada ni me escucha. Yo vengo advirtiendo esto desde hace varios años y justamente por ello me echaron”, dijo.

“El fin de mi carrera comenzó en 2008, cuando hice declaraciones en El Tribuno advirtiendo que me ponía al frente de la lucha contra la venta de drogas en el norte. Al día siguiente, el exsubjefe de Policía Mario Paz se reunió en Salvador Mazza con los capos narcos y dos días más tarde me informaron que estaba de licencia para siempre. Fui a verlo al jefe, Pascual Argañaraz, quien se negó a escucharme”.

El ex comisario reiteró tener pruebas de que en las últimas elecciones movilizaron a 12.000 bolivianos con doble documento. "Presenté pruebas del fraude antes de los comicios pero no me dieron bolilla” recordó.

 Sosa aseveró que “lo de los narcopolicías no es un hecho aislado como (Pablo) Kosiner o (Aldo) Saravia quieren hacernos creer. Estamos ante un proceso de ‘cartelización’ en el que están involucrados altos jefes en actividad, otros retirados, políticos y mafiosos, tanto argentinos como bolivianos. Esto no se logró de la noche a la mañana, sino que fue un proceso. Lo hicieron sacándose de encima a los oficiales que no iban a poder comprar. Lo lograron inventando causas contra ellos, como el asesinato de un narco por el que culparon a los oficiales Burgos y Mendoza y pusieron a gente de Mario Paz, como Jorge Escobar, el que hizo el montaje del caso Pisco. Tras ello, elevaron a cargos altísimos al detenido Carlos Gallardo y al prófugo Gabriel Giménez, que se transformaron en manos derecha e izquierda de las grandes investigaciones, como la que le armaron, por orden ministerial, al contador Torino Dantur”.

Niños zombies en San Pedro

Preocupa a la comunidad sampedreña lo que se considera un aumento del consumo y comercialización de drogas en esta zona, donde, según trascendió, habría cerca de cincuenta y tres bocas de expendio y dieciocho “deliveries”.

En estos últimos años, han crecido a un ritmo muy acelerado en esta ciudad del Este de Jujuy los comercializadores de drogas, llamados también “dealers” y sus “bocas de expendio” y “deliveries”, que al parecer reparten en motocicletas o contando con algunos remiseros; por lo que “aquél que diga que desconoce o que esto no es cierto, es porque vive en una burbuja y para ellos les damos unos datos que nos costó bastante tiempo y hasta peligros que corrimos, tras amenazas de algunos ‘clanes familiares’ que manejan en varios barrios de esta ciudad especialmente en los ‘asentamientos”.

En esos sitios “ya existen chicos que hacen de ‘campanas’ y se comunican vía celulares cuando ven a personas extrañas o cuando algún móvil policial llega hasta esos lugares a efectuar otras tareas, tales como notificaciones a algunos Juzgados u otros organismos, inherentes a la parte administrativa”.

Según se indicó, en San Pedro, que está conformado por veintiséis barrios y siete asentamientos, “hoy en día hay cincuenta y tres bocas de expendio de drogas con un número de más de dieciocho jóvenes y menores que hacen el servicio de ‘deliveries’, moviendo en el mercado local mas de tres mil dosis diarias entre ‘ravioles’ de cocaína, ‘porros’ o ‘bochas’ de marihuana, cuyos costos son de 100, 80, 50 y hasta de 10 pesos (que estaría consumiendo los de mayores recursos), y el asesino ‘paco’ que consumen niños y jóvenes generalmente pobres”.

Según trascendidos, los comercializadores de las bocas de expendio, “no sólo atienden en los domicilios sino también a los ‘clientes’ a través de llamadas de teléfonos celulares y por vía de los deliveries (la mayoría formados por integrantes de grupos familiares, en otros casos utilizando a menores, a quienes les dan a cambio un “paco”); o hacen en motos que llevan los pedidos a domicilios, o a lugares determinados por los solicitantes”.

Otros, siempre menores de edad, tienen puestos claves en plazoletas, escuelas, locales de boliches bailables, en cercanías o a veces adentro, o lugares casi en penumbras, como si fuese una simple reunión de jóvenes al momento de ser identificados por alguna comisión policial y encontrarse en poder de los mismos siempre dos o tres envoltorios de paco o marihuana se autodenominan consumidores y de esa manera engañan a la justicia y logran zafar”.

Eso también estaría ocurriendo con el tema de los “deliveries” que son “sorprendidos cuando son detenidos en algún control policial de rutina y como la mayoría son menores los fiscales o jueces actuantes, dan las instrucciones respectivas y deben liberarlos a los infractores porque hoy la ley dice bien clarito que no se puede penalizar o judicializar a los consumidores. Se la saben todas”. 

Según ese cuadro de situación, “los comercializadores y los narcotraficantes siguen haciendo su agosto llenándose los bolsillos a costa de la salud de nuestros niños y jóvenes que uno en las zonas periféricas los ve deambular como ‘zombies’ cometiendo robos, arrebatos de carteras, de celulares o cualquier otro elemento con la única finalidad de conseguir algunos pesos para comprar el maldito ‘paco”. 

Atrapan en Jujuy a peligrosos criminales gitanos

Dos gitanos mayores de edad fueron detenidos los últimos días por la Brigada de Investigaciones en la zona sur acusados del homicidio de un anciano en la provincia de Córdoba, el pasado mes de marzo. Según se supo todo este tiempo los protagonistas usaban documentos de identidad falsos lo que dificultó su captura.