La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

martes, 13 de diciembre de 2011

Repercusiones en Salta por la muerte de una madre jujeña

La noticia según los promotores del genocidio abortista

En las últimas horas murió otra joven en Salta por un aborto inseguro. La mujer, de 31 años, falleció el martes en el Hospital Público Materno Infantil, el mismo centro de salud donde días atrás murió por las mismas causas una niña de 13 años. La joven, según publicó el diario El Tribuno, era de Pampa Blanca, Jujuy, muy cerca del límite con Salta. Recurrió al hospital Joaquín Castellanos de la localidad salteña de General Güemes con fiebre y hemorragia el sábado. Los médicos la derivaron al Hospital Público Materno Infantil de la capital con un diagnóstico de aborto séptico. Ingresó a la sala de emergencias el domingo en mal estado general y con taquicardia. El mismo día le hicieron una histerectomía, que consiste en extirpar el útero, para eliminar el foco de infección. El martes a las tres de la madrugada falleció como consecuencia de un shock séptico.

La criminalización del aborto en el país se tragó así otra vida. Otra muerte evitable. Es probable que la joven, ante la desesperación de un embarazo que no quería continuar, recurriera a métodos precarios para interrumpirlo, que le causaron la infección generalizada. Como la niña de 13 años. Y como tantas mujeres más, muchas de ellas adolescentes, que se enfrentan con ese cuadro y no pueden acceder, por falta de medios económicos, a una práctica segura, clandestina pero segura. Ese es el drama del aborto. Las que mueren son las mujeres de sectores más vulnerables. Las que pueden pagar un aborto seguro, interrumpen voluntariamente un embarazo pero no ponen en riesgo su vida. Hay alrededor de 500.000 abortos al año, según estimaciones con metodología científica de estudios encargados por el Ministerio de Salud de la Nación. El aborto implica un grave problema de salud pública e inequidad.


La desarticulación de las mentiras

Desmitifiquemos la apología del aborto que acaba de leer.

1°. La mujer llegó con hemorragia al Hospital y de la noticia de Página 12 NO SE SIGUE NECESARIAMENTE que ella se hubiese practicado, a sí misma, un aborto. Por lo que buena parte del artículo tiene por sostén una conjetura. No un hecho.

2°. No falleció debido a "un aborto inseguro", por la sencilla razón de que todo aborto es inseguro.

3°. En la hipótesis de que su hijo no fuese deseado -lo que no nos consta-, esta pobre mujer no buscaba "interrumpir" su embarazo, porque el aborto no interrumpe el embarazo. El aborto elimina, destruye, el embarazo.

4°. Si la mujer se hizo daño a sí misma, ella misma provocó su muerte. Y no la ley que penaliza el homicidio del niño por nacer. El procedimiento argumentativo que permite desplazar la responsabilidad de la mujer y colocarla en la ley tiene un nombre: SOFISMA.

No existe "criminalización" del aborto, como si el aborto no fuese algo malo. Como si el aborto fuese una práctica neutra que algunos malvados decidimos, desde la sombra, ennegrecer. Existe la penalización del aborto, como se penaliza todo homicidio.

5°. Se cita irresponsablemente "el caso de una niña de 13 años", caso del que el artículo no brinda una sola referencia. Todo está dicho para "impactar" emocionalmente al lector, aunque la muerte de la adolescente no tenga relación alguna con la mujer de 31 años.

6°. Si las mujeres no desean llevar adelante su embarazo -como es su deber- debido a carencias económicas, no se entiende cómo las organizaciones abortistas no respaldan económicamente a estas mujeres. Denles dinero, el dinero que necesitan, consíganle el trabajo que les es necesario para sostener una familia. No eliminen la familia. Eso harían si realmente buscaran el bien de "las mujeres pobres".

7°. El aborto no es un procedimiento médico. Es un procedimiento QUE REALIZAN LOS MÉDICOS, algunos. No todos. Todo aborto es inseguro, porque todo aborto supone una acción deliberada contra la naturaleza de la mujer.

8° No está probado que en la Argentina tengan lugar 500.000 abortos. Pero si fuera cierto -que no lo es- sólo significaría que cada año medio millón de argentinos son asesinados.

9°. Es tramposa la dialéctica entre mujeres ricas y pobres, puesto que TODA mujer, por el hecho de ser mujer -y no porque sea más o menos desfavorecida económicamente- está obligada a defender a capa y espada la vida de su hijo. La moral es la misma para todas. Y los deberes también. 

Lo que debemos discutir no es el hecho de si imponemos, o no, normas morales. Discutamos CUÁLES son las normas que deben ser obedecidas.

1 comentario:

  1. El autor del segundo texto le cierra el de atrás con poxipol a la mente perversa que defecó tantos sofismas. Que bueno leerlo.

    ResponderEliminar

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.