La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

sábado, 24 de diciembre de 2011

Martha Dichiara publicará un libro para recordar el legado belgraniano en Tucumán

"Hoy vengo a recordarle al pueblo de Tucumán que uno de los próceres más desinteresados de la historia argentina, el general Manuel Belgrano, vivió en esta tierra, la amó profundamente y le dedicó parte de su fortuna personal, en miras a que sus hijos dispusieran de una educación, en un momento en que no existía ninguna escuela pública que los contuviera. Sin considerar la desidia que significa que su escuela aún no haya sido posible terminarla, y casi al cumplir los 200 años de dicha donación y de la aceptación por parte del Cabildo en nombre del pueblo de Tucumán; no obstante, el día en que conmemoramos su muerte no había ni una bandera acompañándolo, ni una guardia de honor y mucho menos un pueblo agradecido… El pueblo de Tucumán tiene una deuda de gratitud con uno de los hombres más puros, esforzados y desinteresados que murió en la pobreza por entregar a las provincias del norte casi 80 kilos de oro de los cuales 18,888 le correspondieron a nuestra provincia".

Con estas palabras, la investigadora Martha Dichiara comienza el prólogo de su último libro "Pétalos de historia belgraniana", con el que pretende movilizar a la sociedad y dejar sentado que 2012 y 2013 son, para los tucumanos, los verdaderos años para festejar el Bicentenario. "Esos años son fechas fundamentales para Tucumán. Se trata del Bicentenario ’verdadero’; para nosotros 1810 fue solamente un antecedente, ¡que no nos importe el país sino la provincia! La Batalla de Tucumán es lo más importante que se puede festejar aquí. Y no he visto nada ni nadie que se ocupe del asunto acá. En el Bicentenario, desde 1810 a 1816, el NOA entrega sus hijos, sus armas, su comida,  su ’todo’ para la Independencia nacional. En Tucumán se forjó la Patria; Tucumán es la patria. Y yo me pregunto ¿A dónde está el monumento al Ejército del Norte? ¿A dónde está la Escuela de Belgrano? Está en Jujuy, en Tarija y en Santiago. ¿Y acá no? No. Por una razón: la desidia de los gobernantes", declara Dichiara.

La idea de su libro comenzó a forjarse en 1971, mientras revisaba las Actas Municipales de 1871. "Casi sin darme cuenta, me encontré leyendo una carta de Bernardo de Irigoyen, presidente de la Junta de Crédito Público de Buenos Aires fechada en junio de 1870 que comunicaba que ’existe en esa oficina el capital principal y los intereses devengados, proponiendo su pago trimestral’. Esto es, el capital inicial que le correspondía a Tucumán de la donación realizada en 1813 por el general Belgrano. Desde entonces y por 40 años he reunido un material sobre la vida del General, que ahora, al estar tan cerca el Bicentenario de la Batalla de Tucumán, la de Salta y de la donación, he creído interesante entregar al pueblo de Tucumán.”

Cuesta creer que después de semejante trabajo de investigación, Martha deba hacerse cargo por sí misma de las impresiones y el armado de sus libros, para poder llegar a 2012 con una buena cantidad de material para repartir en las escuelas.

"Hablé con Mauricio Guzmán (titular del Ente de Cultura) y la idea era que la Casa de Tucumán, en Buenos Aires, editara una buena cantidad de libros. Pero llegado el momento, estaban las elecciones primarias, las secundarias y demás y ya no había plata. Eso no me paralizó: estoy por hacer las impresiones por mi cuenta en mi computadora. Aprendí a usar la guillotina y a encuadernar. Así que por lo menos haré 300 para regalar."

"El libro es de trascendental importancia para que esté en las escuelas; si yo logré vender por mi cuenta 15 mil ejemplares de mi libro ’Iconografía Indígena Argentina’, con este también soy optimista.  Por ahora, resigno toda posible ayuda del gobierno hasta que las autoridades decidan darme una mano. Mientras, me basta conmigo y con el apoyo de los medios, que es incondicional", agrega.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.