La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

miércoles, 21 de diciembre de 2011

El obsceno nepotismo de Alperovich

Desde que asumió en 2003, y de cara al comienzo de su tercer mandato consecutivo, el entorno de amigos y familiares del Gobernador José Alperovich se ha visto más que favorecido. La designación de parientes en cargos clave en la conducción del gobierno es una realidad que ni se oculta ni se pretende justificar.

Para un cargo clave como la conducción del Partido Justicialista se impuso su esposa, la Senadora Beatriz Rojkes quien, a pesar de no haber militado jamás en política, abrazó la causa peronista al tiempo que su marido lo hacía, dejando atrás su pasado radical y su coqueteo con el bussismo. Fue electa superando a dirigentes históricos del partido, accediendo así al centro del poder que maneja con mano firme tanto a intendentes como dirigentes sindicales. Hoy, Beatriz Rojkés, que siempre afirmó no tener ambiciones políticas sino ser una buena "número dos" de su marido, es la Vicepresidenta del Senado de la Nación, y tercera en la línea de sucesión presidencial.

Su hermana y cuñada del gobernador, Silvia Rojkes de Temkin, luego de ocupar la titularidad del  Instituto Provincial de Acción Cooperativa y Mutual (IPACYM) en el primer período del gobierno de Alperovich, se desempeña hoy como Ministra de Educación.

El otro cuñado de Alperovich es el hermano de la primera dama, Carlos Rojkes. Fue representante de la Provincia en el Banco del Tucumán, y actualmente es el director de la radio más influyente de la provincia: LV12, propiedad de Camilo Lopez, operador de Alperovich en radiofonía y negocios de call center. Además Rojkes es el conductor del programa de propaganda política más servil al gobierno: A las 7, por canal 8. La publicidad oficial y los aportes privados de las empresas del gobernador ofician como sus auspiciantes. En su calidad de cuñado del Gobernador, se lo vio paseando en Londres hace dos semanas, junto a la comitiva oficial del Gobernador a pesar de tratarse de una misión oficial.

Benjamín Bromberg ostenta en su curriculum el honor de ser primo del Gobernador. Esta condición le permitió acceder al cargo de representante de Tucumán en Buenos Aires, un puesto similar al de un Secretario de Estado. Bromberg lo ocupó hasta el 5 de diciembre de 2011: al día siguiente, juró como Diputado Nacional en cuarto término. De los otros tres flamantes diputados, dos poseen escasa trayectoria dentro del partido que los consagró. Alfredo Dato recién se incorporó hace 4 años, luego de haber sido presidente de la Corte Suprema de Justicia y haber pactado con el gobierno la jubilación del 82% para los jueces locales, que originó el retiro de 50 miembros del Poder Judicial. Estos 50 cargos fueron  ocupados por personas designadas directamente por Alperovich.

La otra diputada electa es Beatriz Mirkin: curiosamente, también es prima del gobernador. Beatriz Mirkin tuvo mucho de qué ocuparse hasta el momento de asumir su banca en Diputados en diciembre. Es que ocupaba el cargo de Ministra de Desarrollo Social: por sus manos pasanron todas las decisiones referidas al descomunal sistema de planes sociales y asistencialismo de la provincia.

Si bien los planes sociales son uno de los pilares de la gestión Alperovich, la otra pata fuerte, la obra pública,  no está librada al azar. El secretario de Obras Publicas de la Provincia es Oscar Mirkin, primo también del Gobernador.

La lista de familiares ocupando cargos claves en el Gobierno se completa con el nombramiento de Pablo Zeitune, su yerno, como Director de Comercio.

Finalmente, amigos de la familia gobernante ocupan puestos clave en el gobierno:  Pablo Yedlin el Ministerio de Salud; Marcelo Ditinis la Secretaría Privada de la Gobernación, e Ignacio Golobisky a la secretaría de Prensa y Difusión.

En Tucumán para el nombramiento de cargos, el favoritismo familiar parece ser la regla, y la idoneidad la excepción. Dentro de la discrecionalidad en la elección de los puestos de poder, la guiada por los lazos de familia es quizás la más peligrosa, porque además de valorar la lealtad sobre la capacidad de gestión, la prerrogativa de sangre se convierte en un factor vital a la hora de acceder a un puesto de responsabilidad.

¿Son los familiares de Alperovich los más aptos para cumplir los cargos para los cuales fueron designados? ¿Superan en idoneidad a miles de profesionales que esta provincia forma todos los años? Si así es, deberemos reconocer que no estamos ante un caso de nepotismo, sino a un verdadero fenómeno de la genética: la aglutinación de los mejores en un solo grupo familiar.

Quizás los próximos cuatro años de este tercer mandato que se inicia nos despejen las dudas. O quizás no, Alperovich considere que los tucumanos necesitamos otros cuatro años más para terminar de comprobar que, como en la realeza y en la mafia, la familia es lo primero.

1 comentario:

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.