La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

lunes, 12 de diciembre de 2011

Critican al INADI por el caso de la nena que llevaba abrochada una boleta en su delantal del jardin de infantes

Hay organismos oficiales con nombres aparatosos, cuya sola mención sugiere autoridad para entender en asuntos sociales delicados y que, puestos a prueba, se muestran incapaces de ofrecer soluciones, y se descubren como simples observadores de la situación, como si fuesen espectadores de un juego deportivo.

Y ya se sabe, desde la tribuna no es posible defender ni atacar; sólo aplaudir, reprobar o quedarse en silencio. Existen otras posibilidades, pero las omitiremos porque estamos en horario de protección al menor. Y de los menores, exactamente, nos referiremos en este comentario.

El caso de la niña de 4 años de edad a la que las autoridades del jardín “Crear”, al que concurre, o concurría, le abrocharon en su ropa, para que todo el mundo se entere, una notificación dirigida a su papá reclamándole el pago de cuotas adeudadas, recorrió el país.

El Tribuno dio a publicidad, con fotografías, el hecho abusivo y discriminatorio contra la nena. Canales de televisión y diarios metropolitanos se hicieron eco de lo sucedido, lo mismo que otros medios de la Argentina, despertando general indignación.

Periodistas de este diario trataron, en vano, de conseguir una declaración al respecto por parte de la responsable (¿lo es?) de la delegación, o sucursal local del Inadi, sigla que, como se conoce, corresponde al Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo, título pomposo, si los hay.

Verónica Spaventa, la funcionaria aludida, se cobijó en un incomprensible mutismo, y se negó a responder a nuestro requerimiento. Pero luego se “desbloqueó” con periodistas de AM 840, Radio Salta, a los que advirtió que la oficina a su cargo es un mero “organismo consultivo, que no puede iniciar ninguna acción contra el jardín” preescolar en jaque.

¿Si el Inadi lucha contra la discriminación, como se preocupó en destacar Spaventa por la radio mencionada, cómo es que “nada puede hacer” en el caso de discriminación y maltrato que padeció la niña? ¿Ni una declaración, siquiera? ¿O es que hay discriminaciones y discriminaciones, abusos y abusos, maltratos y maltratos? 

Se comenta que Verónica Spaventa sólo actúa cuando se trata de supuestos abusos y discriminaciones contra travestis, sarasas , floras y adelaidas.

Aquí algo no está bien. O el Inadi falla en su cometido y tendrá que ser corregido, o es Verónica Spaventa la que falla y ... (puntos suspensivos).

3 comentarios:

  1. Este fue un caso de discriminación por pobreza. La discriminación por pobreza es la forma de discriminación más extendida y real que existe (algo que existe no sólo en el ojo del "discriminado") y es contra la que menos actúa el Inadi.

    ResponderEliminar
  2. AL INADI DEBERIAN CLAUSURARLO PARA DEJAR DE GASTAR MILLONES EN ALGO INUTIL, O EN SU DEFECTO DEJARLO ABIERTO PERO BAJO EL FINANCIAMIENTO EXCLUSIVO DE LA FALGBT, LA DAIA Y ESAS POCAS OTRAS ORGANIZACIONES QUE SE BENEFICIAN DE SU EXISTENCIA.

    ResponderEliminar
  3. Me repugna el Inadi: nunca está cuando se lo necesita, pero siempre está cuando no hace falta.

    ResponderEliminar

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.