La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

sábado, 26 de noviembre de 2011

Un museo en Ciencias Naturales se abre para acoger a los indígenas de la región


En el Instituto de Arqueología y Museo (IAM) de la Facultad de Ciencias Naturales (San Martín 1.545) se exhibe actualmente la muestra "Entre manos, garras y pezuñas", integrada por valiosas piezas de colección.

Uno de los objetos que atrapa la atención de los visitantes -sobre todo de los más jóvenes- es un punzón escarificador realizado en asta de corzuela. "Era utilizado por los Ashlushlay del Chaco Boliviano para hacer tatuajes en relieve en distintos lugares del cuerpo. Curiosamente los tatuajes se asemejaban a los de los maoríes, tal vez por eso atrapan la atención de los jóvenes", señaló la museóloga Laura Moya, responsable a cargo de la muestra.

Según la experta, para los Ashlushlay los animales eran muy importantes y casi siempre eran invocados en distintas prácticas vinculadas con el nacimiento, el post parto, las ceremonias de iniciación, la muerte y otros momentos críticos de la vida. "En la cosmovisión cazadora de los Ashlushlay, era perfectamente posible el intercambio de poderes o cualidades entre los hombres y las bestias. Por eso usaban escarificadores de hueso para hacerse tatuajes en rituales que se llevaban a cabo antes de emprender una cacería, un juego o la práctica de algún deporte. Creían ellos que al hacerse el tatuaje, las cualidades del animal del que provenía el hueso pasaban al hombre", agregó. Estos elementos punzantes -confeccionados por lo general en hueso o cuero de animales- eran usados también para producir sangrías en distintas partes del cuerpo y en diferentes contextos rituales como, por ejemplo, la iniciación masculina. "En este caso, el escarificador es de asta de corzuela, pero también se usaban de otros animales, que de esta manera transferían sus poderes. Así, se usaba el de ñandú para correr con mayor velocidad, el del gato montés para ver mejor en la noche y el de pecarí para ser más bravo y aguerrido", argumentó Moya.

Además de estos objetos originales, el Museo de Arquelogía posee una valiosa colección compuesta por 7.000 objetos, entre los que se encuentran momias, piezas funerarias, collares y prendas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.