La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

martes, 15 de noviembre de 2011

Narcofortaleza en Tartagal: vendedores de drogas se arman cada vez más para resistir a las autoridades

Los policías de Drogas Peligrosas tuvieron que realizar un operativo fuera de lo común en el barrio Fátima de Tartagal para detener a dos dealer que se acantonaron en una verdadera fortaleza, a la que habían rodeado con un cerco electrificado. Pero, además, en el patio circulaban cinco mastines adiestrados: dos rottweiler, dos boxer y un dogo argentino. Los animales, lanzados al ataque, fueron repelidos con abundantes disparos de balas de fogueo.

Lo tenían todo calculado: el cerco y los perros debían darles tiempo para escapar en caso de un allanamiento. El perímetro había sido acondicionado para dificultar el ingreso de los policías y, entre tanto, que los traficantes se deshicieran de la droga.

La elección de los perros muestra un fino conocimiento en materia canina: todas las razas descienden de los molosos del Himalaya, que fueron llevados a Europa por los romanos, que los usaron como perros de guerra. Los acusados fueron identificados como Héctor Pablo Miranda Benítez (34), y su hermano Luis Fernando Miranda Benítez (30). Fuentes policiales señalaron que son conocidos por los adictos que les compraban los estupefacientes como los “chilenos”, por su doble nacionalidad argentino-chilena. El mayor de ellos tenía un pedido de captura.

1 comentario:

  1. Los "chilenos" hacían, por mes, $75.000 en promedio. Es decir casi $900.000 por año. Dinero suficiente como para armar un pequeño fuerte y mantener un ejército de perros feroces.

    ResponderEliminar

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.