La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

martes, 8 de noviembre de 2011

La ciudad y los perros

Callejeros salteños

La vida de los perros callejeros y vagabundos, siempre sueltos, está llena de riesgos. El hombre y el hambre son sus principales amenazas. La Organización Panamericana de Salud (OPS) los llama perros de dueños irresponsables. Las agrupaciones protectoras aseguran que la cantidad de animales sueltos en la provincia de Salta es alarmante y que crece día a día. “Todos los veranos pasa lo mismo: se acrecienta el abandono. Debido a la pirotecnia de fin de año que los aturde y hace que se escapen asustados. Y también porque son dejados en la calle por sus dueños cuando se van de vacaciones”, señalaron desde el Movimiento Argentino de Protección al Animal (MAPA).

Históricamente se plantearon irracionales soluciones para la proliferación de perros sueltos. Nadie podrá olvidar la perrera, una pesadilla para cualquiera que tuvo la mala suerte de ver a su perro atrapado en la jaula móvil. También permanecen como manchas en la memoria las noticias de perros envenenados y ahorcados por asesinos que sólo encuentran respuesta a su histeria en el exterminio. Y nada de ésto solucionó el abandono de animales que no tienen la culpa del irresponsable proceder de los ciudadanos. En cambio, otras propuestas, como la castración y la vacunación gratuitas, resultan motivadoras, aunque desorganizadas nunca darán frutos visibles.

La capital salteña no está al margen de esta problemática. En el centro y en todos los barrios abundan los perros sueltos. Algunos son callejeros pero no “por derecho propio” como cantaba Cortéz, sino por la desidia de sus dueños que no los controlan, que les dejan la puerta abierta sin pensar en el daño que pueden provocar o que pueden sufrir. Otros son hijos de la calle, criaturas sin techo, fogueados en peleas por un hueso, investigadores de bolsas de basura, auténticos vagabundos.


Callejeros tucumanos

A mediados de 2009, se calculaba que alrededor de 50.000 animales conformaban la población canina de San Miguel de Tucumán y merced a la castración de 2.000 hembras efectuadas por la Municipalidad en 2008, se había evitado el nacimiento de 20.000 canes, según dijo entonces el responsable del Centro de Adaptación y Reubicación Animal (Cenara). En julio de ese año, el subsecretario de Servicios Públicos de la Municipalidad había señalado que el abandono de mascotas era cada vez mayor y se serían necesarios 10 años más con planes masivos de esterilización de machos y hembras para controlar la cantidad de animales domésticos que circulaban por las calles. Los veterinarios dijeron en esa oportunidad que el 80 % de los canes operados no eran callejeros y señalaron que el problema de operar a estos animales era que luego de la intervención, necesitaban un día de cuidados permanentes con calmantes y sólo podía hacerse si un vecino bien intencionado se ofreciera a ello.

El titular del Cenara dijo que actualmente tienen 160 perros en el establecimiento y que en cuatro años efectuaron más de 7.000 castraciones gratuitas. Casi todos coinciden que se trata de un problema cultural porque es la gente la que abandona a los perros en la vía pública y estos se reproducen luego sin control. Las campañas de esterilización y de concientización deben ser constantes. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.