La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

jueves, 3 de noviembre de 2011

Juan Manzur: ejemplo clásico de funcionario kirchnerista-alperovichista


El Vicegobernador reelecto de la provincia de Tucumán, Juan Luis Manzur, ocupó ese cargo hasta que Graciela Ocaña presentó su renuncia al Ministerio de Salud de la Nación. Sabrán los dioses las razones por las cuales la Presidente, Cristina Fernández, le ofreció reemplazar a esa mujer en el cargo, y Manzur, ni lerdo ni perezoso hizo el bulto para irse a Buenos Aires, previa solicitud de licencia a su cargo, otorgada por la Legislatura de Tucumán.

El procedimiento desnuda una de las prácticas más espurias de hacer política, la de “plantar” candidatos que no son tales y que se disfrazan bajo le denominación de “candidaturas testigos”, y más modernamente “candidatos virtuales”, expresión por demás precisa y acertada y la que más se ajusta a la figura de un Manzur que está ¡pero que no existe!, porque desde el momento en que pidió licencia como Vicegobernador de Tucumán ese cargo está ocupado por una persona que ni siquiera reside en esa Provincia.

Como para que el hecho sea todavía más injurioso al sentido democrático, este mismo Manzur participó de las recientes elecciones del 28 de agosto próximo pasado donde el “El Dueño” de Tucumán, José Alperovich, revalidó su título de Gobernador para un periodo más por una amplia mayoría, acompañando esa fórmula como candidato a Vicegobernador en uso extensivo de la licencia, convalidando el más escandaloso engaño para sus votantes.

Con la impunidad que otorga la legalidad del voto emitido, Manzur violó la legitimidad cuando juró nuevamente ese cargo que nunca ejerció y que no asume por haber sido convocado por la Presidente a continuar en el cargo de Ministro de Salud de la Nación. Ni siquiera Shakespeare podría haber imaginado semejante ilusión para su famoso pasaje de “Hamlet”: “Ser o no ser, ésa es la cuestión”.

Nada sería que este Vicegobernador virtual se mantuviera en el imaginario colectivo como tal sin serlo, sino porque lo único real y tangible de su persona pareciera ser su patrimonio que se multiplicaría con más facilidad que los panes y los peces evangélicos; de hecho ha sido honrado con el suspicaz título de ser el funcionario más rico del Gabinete nacional.

Los papeles son lapidarios y consta así en su declaración de bienes del año 2010, que su patrimonio oscilaba cerca de los seis millones de pesos ($6.000.000) que incluían 14 propiedades, un vehículo de alta gama y otros bienes más.

Sorprendente prosperidad para un galeno que desde el día de su Juramento Hipocrático únicamente ha conocido cargos en la función pública y que le valiera que el abogado Oscar López le interpusiera una demanda por supuesto enriquecimiento ilícito.

Impunidad no hipocrática sino hipócrita, sibilinamente defendida por un picapleitos mercenario que trató de evitar que Manzur fuera a los Tribunales tucumanos invocando el argumento de que a pesar de ser Ministro de la Nación “es todavía vicegobernador de la provincia en uso de licencia, por lo cual lo contiene dentro de las normas de índole provincial, en relación con la imposibilidad de ser investigado penalmente sin la realización del juicio político."

Aún quedan cerebros con criterio, porque la Cámara lo consideró "un funcionario del Poder Ejecutivo Nacional", lo cual “altera la naturaleza del supuesto delito cometido sustrayéndolo de la jurisdicción ordinaria y quedando sometido a la competencia federal", agregaron los integrantes de la Cámara. Menos mal, Zaffaroni le hubiera dado además un Honoris Causa.

Bendita Provincia es Tucumán donde crecen hombres que manejan el misterio de los números con más acierto que Pitágoras, tanto que a Manzur le suman en su patrimonio y se le restan en las estadísticas.

Es el caso de un tema tan delicado como la mortalidad infantil la cual por obra y gracia de este Fu-Man-Chú norteño bajó sus índices del “25 al 12,8 por mil”. Ni siquiera ese émulo de Rocky, Guillermo Moreno pudo tanto en el INDEC.

Se dirá lo que se quiera de los muchachos del PO y sus allegados, pero es menester reconocer que son rapaces a la hora de la denuncia y han logrado correr el velo al truco de Manzur y denuncian que lo que hizo el Ministro-Vicegobernador habría sido “adulterar los índices de mortalidad infantil, de la Maternidad Nuestra Señora de las Mercedes, donde nacen el 40% de los chicos de la provincia”.

De ser cierto esto, Manzur no sólo sería un “Mandrake” sino también manipulador porque si los bebés viven unas horas, no hay modo de no registrarlos como nacidos vivos, ingresan en la estadística como ‘defunciones fetales’ o ‘egresos por abortos' que se habría incrementado un 39%.

Señor de la vida y de la muerte, una investigación habría revelado que los “abortos” eran en realidad bebés nacidos, anotados como tales bajo presión. Las funcionarios que habrían denunciado esta práctica, la estadígrafa Angela Zóttoli y la la epidemióloga Evelina Chapman, habrían pagado con su cargo el develar esta realidad.

Nos preguntamos dónde están los obispos de la Iglesia Católica rasgando sus sotanas para denunciar a este Herodes que envía niños a un Limbo que para colmo, según Benedicto XVI ¡ya no existe!

Mientras los expedientes van y vienen y Manzur se capitaliza y su patrimonio a esta altura ya rondaría los $ 9.000.000 (Pesos Nueve Millones) y estuvo construyendo una mansión de importantes dimensiones en el coqueto barrio de Yerba Buena , obra que “prudentemente” habría mandado a detener hasta que el polvo de las denuncias en su contra se aclare. Entretanto, “El Señor de los aviones”.

Alperovich no quiere levantar más polvo, no sea cosa que desde la Casa Rosada le cierren el grifo por unos pesos que Manzur ha hecho de acuerdo “con la dinámica de sus bienes de capital”, como dice su abogado.

Si bien es cierto que nadie es culpable hasta que se demuestre lo contrario, el ciudadano común no puede menos que preguntarse cómo se puede acaudalar semejante fortuna en un tiempo tan corto. Este Manzur es verdaderamente un sibarita del dinero. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.