La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

lunes, 28 de noviembre de 2011

El pueblo salteño repudia a la masonería

Por la prensa se ha conocido que la gran Logia Argentina de Libres y Aceptados Masones ha realizado en nuestra ciudad su XIII Congreso Nacional del Simbolismo. En su “Declaración de Salta”, se hace un ataque frontal a la democracia salteña acusando a “las autoridades de haber resuelto la reposición de la enseñanza religiosa en las escuelas y colegios del ámbito público”. Dicen luego: “Olvida que el Estado es de todos, que además los creyentes, los agnósticos y los no creyentes lo sostienen con sus impuestos y contribuciones y que estos dineros públicos no pueden ser destinados a fines decididos por el administrador y ajenos al conjunto de la sociedad”. Con este tipo de pensamientos deberíamos entender que nuestras autoridades elegidas democráticamente, legitimadas por el poder del voto popular de la ciudadanía traicionan y hacen lo que quieren en las narices del pueblo.

La ley de educación que mantiene la enseñanza religiosa escolar fue discutida, votada y aprobada por la mayoría de los representantes del pueblo salteño y su implementación es totalmente legal y legítima. No la repone el gobierno actual porque la misma está vigente desde 1884 y tiene rango constitucional. La ley no se adhiere a ninguna confesionalidad, por mayoritaria que sea esta en nuestra sociedad. Tampoco obliga al alumno a tomar clases de religión, solo obliga al Estado a proveer esta demanda social y, por respeto a la pluralidad de credos, los padres son consultados sobre los contenidos del espacio curricular para no interferir en su fe. En definitiva, se intenta generar un ambiente cultural para nuestros hijos y nietos falto de espiritualidad, de fe, de trascendencia, o al menos ubicar esta dimensión de las personas en el gallinero del alma. Faltos de Dios y de valores como la familia, la vida, la fraternidad, nuestros hijos y nuestros nietos están a la merced de fuerzas que los dominarán para intereses egoístas y quién sabe que más, porque las bases humanas que se intentan poner realmente son montículos de arena. Sin embargo, es muy importante en la declaración de este congreso masónico la franqueza con que se expresa la consigna a sus asociados para bregar por imponer sus ideas en la sociedad y luchar contra la enseñanza religiosa en las escuelas. Se ve de dónde vendrán los ataques para impedir que nuestros hijos y nietos puedan ver atendidos sus derechos en esta materia.

Ahora nos queda claro de dónde vendrán las acciones para que solamente los que puedan ir a un colegio privado reciban una educación integral que incluya religión.

4 comentarios:

  1. Más que por la enseñanza de religión, la masonería está contra la Iglesia por el tema de los escandalosos contenidos de la nueva ley de educación sexual. Para graficar en forma sintética, desde el año 1996 se enseñan contenidos de educación sexual de manera transversal, es decir tocando varias materias como Educación Física, Biología, Ciencias Naturales, etc. Se enseña sobre el ciclo sexual completo del ser humano, las enfermedades de transmisión sexual, la reproducción, etc. Todo eso se da en el marco del mayor respeto, según el espíritu de la ley Federal de Educación sancionada en el tiempo de Menem. Los cambios posteriores se dieron por aplicación de Ley Filmus, con la presión del colectivo homosexual sobre la educación.Por eso diseñaron ellos mismos los contenidos que quieren que sean obligatorios de enseñar so pena de discriminación. La masonería está manejada por este lobby homosexual y por individuos netamente anárquicos.

    ResponderEliminar
  2. Zain el-Din Caballero28 de noviembre de 2011, 10:25

    Es así como lo dices Noemí.

    A la masonería no le preocupa que se destinen un par de horas semanales para enseñar religión en las escuelas salteñas, les preocupa más bien el hecho de que la presencia religiosa en educación implica la obstrucción de la agenda aberrosexual, lo que se traduce en la imposibilitación del neomalthusianismo.
    La Iglesia cotemporánea, es decir la Iglesia posconciliar, está ideológicamente muy cerca de la masonería. Sin embargo ambas instituciones difieren en su enfoque acerca de la vida y la dignidad de la persona. Es por ello que la masonería ha optado por desarrollar su campaña en contra de la enseñanza de sexualidad disfrazando su reclamo en la excusa de la religión.

    ResponderEliminar
  3. Para mi el problema no son los masones libres y aceptados, sino los masones que no lo hacen público. Muchos de ellos están en el gobierno y si bien no promueven medidas antipatrióticas, si las apoyan cada vez que aparecen.

    ResponderEliminar
  4. No había pensado en esa posibilidad, Anónimo. También cabe tu razonamiento, pero la presión viene de más arriba, del gobierno nacional. Decreto 1086/05, el legado del tuerto

    ResponderEliminar

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.