La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

martes, 22 de noviembre de 2011

¿Cuánto falta para que los reciban con balas?: dealers tucumanos frenan un allanamiento con palos y piedras

A los segundos que vieron a los policías ingresar por el pasillo de la casa ubicada en Mendoza al 2.800, tomaron palos, látigos y machetes. Poco a poco los vecinos fueron sumándose, y en un momento llegaron a ser casi 40.

Cuando las piedras comenzaron a caer sobre los uniformados, el juez Federal Mario Racedo decidió suspender la medida en ese domicilio. Así, esa especie de ejército impidió que el sábado a la noche se allanara la casa desde donde, según presume la Justicia, distribuían droga en Villa Luján.

La investigación había comenzado en mayo. Los vecinos de la zona habían denunciado a un grupo de personas que vendían droga en el barrio. De esa manera, los investigadores lograron testimonios de vecinos y otras personas, que afirmaban que era incesante el movimiento de compradores en tres domicilios, ubicados en Mendoza al 2.800, Necochea al 800 y Azcuénaga al 100. Además, registraron a través de filmaciones a los clientes, provenientes de barrio El Bosque, y de las zonas conocidas como Villa Piolín, Villa 90 y Villa El Corpiño, cercanas a esos domicilios. Pero la sorpresa de los investigadores creció, cuando vieron que muchos de los compradores vivían en el microcentro.

Los investigadores se mostraban exultantes por haber podido llegar hasta una zona no considerada roja dentro del mapa de la droga. "Esta vez no fue La Costanera o algún otro barrio humilde, sino en una zona considerada de clase media", afirmó una fuente. Durante la pesquisa comprobaron que buena parte de los compradores que llegaban hasta las tres viviendas provenían de barrios cercanos, e incluso del microcentro de la ciudad.

El sábado a la noche los policías llegaron a la casa ubicada en Azcuénaga al 100. Allí vivían "La Vieja Josefa" y su hijo de 21 años, que eran los que vendían droga, según el relato oficial. En el lugar se secuestraron 36 "bagullos" de marihuana y elementos utilizados para fraccionar la droga. Todo estaba escondido en una caja de cartón, detrás de un ropero.

En Necochea al 800, los policías detuvieron a "Zancudo". Ese sería el lugar desde el cual se proveía de droga a los otros quioscos. En el lugar había 86 "bagullos" de marihuana, 84 semillas de cannabis sativa. Debajo de la mesa de la cocina había dos macetas con plantas de marihuana. También fue detenida la esposa de "Zancudo", "Tati".

En Mendoza al 2.800 hay un pasillo de unos 40 metros, en los que hay unas 10 casas. Cuando los policías intentaron llegar a la vivienda ubicada al final del mismo, fueron rodeados por los vecinos. Empezaron a gritarles que se retiren. Luego llovieron las piedras. Según explicó una fuente, el efecto sorpresa ya había sido superado, y seguramente se habrían deshecho de la droga. Por eso, Racedo prefirió que no haya disturbios, y citaría a los dueños de la propiedad al Juzgado en los próximos días.

1 comentario:

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.