La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

martes, 27 de septiembre de 2011

Vecinos tucumanos piden el retorno de las religiosas a la Casa Cuna

Tras nueve meses en el exterior, me encontré con la triste noticia de que las hermanas de la Sala Cuna se retiraban de la institución, la cual quedará bajo administración estatal. No será lo mismo, como tampoco lo son aquellos hospitales que ya no cuentan con la presencia de religiosas. Y es que la caridad no es sinónimo de filantropía o asistencialismo, aunque se concrete en idéntica labor social. 

En cierta ocasión, alguien dijo a Teresa de Calcuta que ni por un millón de dólares tocaría un leproso. Ella respondió: "Tampoco yo; ni siquiera lo haría por dos millones de dólares. Sin embargo, lo hago de buena gana, gratuitamente, por amor de Dios". Eso es la caridad y fue lo que motivó a don Alfredo y Guillermina Guzmán a donar equipada la Sala Cuna hace 100 años. Pido a los familiares descendientes del matrimonio benefactor que, si de ellos depende, mantengan vivo el espíritu de tan magnífica obra. Hay otras congregaciones que sí tienen vocaciones y gustosamente asumirían su atención.

1 comentario:

  1. Lo que se decía era que a las monjas las echaron porque iban a convertir a la Casa Cuna en supermercado de adopciones para gays.

    ResponderEliminar

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.