La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

viernes, 23 de septiembre de 2011

Lamento de hembristas paranoiqueadoras: jovencita "raptada" admite su mentira

Una jovencita que había manifestado haber sido raptada por dos individuos mantuvo en vilo a la Policía, que se abocó a la búsqueda de esos sospechosos. Pero todo quedó desestimado cuando la damnificada confesó que había mentido, para evitar un castigo de sus padres.

Todo comenzó el pasado viernes. A las 21.00 se presentó en la sección Seguridad Personal un hombre de 50 años domiciliado en Los Pocitos (departamento Tafí Viejo), acompañado por su hija de 14 años (las identidades se mantienen bajo reserva por razones legales). Delante de su madre, la muchacha manifestó que ese día salió de la escuela a la que concurre -ubicada en el barrio sur- hacia avenida Salta al 500, alrededor de las 18.20, para tomar un colectivo de la línea 101 con destino a su hogar.

Mientras esperaba sola en la parada, manifestó que se detuvo delante suyo un auto blanco, del que se bajó un sujeto de unos 55 años de edad, delgado, alto, con bigote y un tatuaje verde en el brazo. Dijo que éste quiso introducirle un trapo en la boca, pero ella llegó acubrirse con su mano. Sin embargo, el sujeto la obligó a subir a la parte trasera del auto, mientras le decía al conductor que maneje. La muchacha manifestó que ambos conversaban en voz baja, pero escuchó a uno de ellos decir: “¿Adónde la vamos a llevar a esta pendeja (sic)?”.

La adolescente lloró y les pidió que la dejaran ir. Entonces, el desconocido que la forzó a entrar al vehículo tomó su mochila, le sacó un celular “Samsung” (que no funcionaba) y 40 pesos. También destruyó su carpeta.

Dijo que finalmente decidieron dejarla en el complejo deportivo “General Muñoz”, ubicado en avenida Juan B. Justo al 2.200. Añadió que eran cerca de las 20.30 y que una mujer que la vio llorar la acompañó a la parada del colectivo y le dio dinero para el boleto. Llegó a su hogar casi una hora después y narró lo ocurrido a su madre.

Efectivos de Seguridad Personal -bajo directivas del comisario Víctor Luis Barraza- comenzaron a realizar las primeras actuaciones, según el protocolo de intervención para este tipo de situaciones. Se informó a los madres y a la jovencita que sería llevada a recorrer las calles por las que fue llevada por sus captores.

Pero todo quedó en la nada cuando el lunes último se presentó la madre de la muchacha, quien pidió que se archive la causa ya que todo lo manifestado era falso. Dijo que al día siguiente del hecho (el sábado último) vio muy nerviosa a su hija.
 
Finalmente, ella confesó entre llantos que en realidad el día anterior, tras finalizar el horario de clases, se fue con sus compañeros a la plaza Independencia para pasar el rato. Explicó que no se dio cuenta de que el tiempo transcurría y, como se hizo tarde para regresar a su casa, decidió inventar la historia de un supuesto rapto para eludir el castigo paterno. La chica confesó a su madre que no pensaba que su mentira iba a traer consecuencias. 

2 comentarios:

  1. Vero L'Argentiere hace escuela.

    ResponderEliminar
  2. En mi época nosotros decíamos que a la tarea se la comió el perro, ahora resulta que las chicas dicen que a la tarea se la "destruyó" el secuestrador. Como cambiaron las cosas, que lo parió.
    A esa chica no le pueden dar algún tipo de escarmiento por hacer mal uso de los servicios públicos?

    ResponderEliminar

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.