La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

martes, 20 de septiembre de 2011

La desaparición de una bolivianita pone a la luz a la peligrosa porosidad de la frontera argentina-boliviana

Daniela Loayza estaba sola y asustada en una estación de servicio de Villazón, Bolivia, cuando llamó a María Elena, su madre. Los investigadores tenían los teléfonos de la familia intervenidos y así pudieron dar con el lugar exacto donde se encontraba la menor de 13 años que había desaparecido el 7 de septiembre, cuando iba a la escuela en el barrio porteño de Villa Lugano. Rápido, se montó un operativo para rescatarla y llevarla al consulado argentino en Bolivia. 

Según fuentes de la investigación, el principal sospechoso del secuestro de la menor es el hermano de su padrastro un hombre de 30 años, indentificado por la policía como Juan Francisco Contreras Silio, que tiene antecedentes penales por abuso sexual y estuvo detenido en el penal de Ezeiza. Ahora los investigadores están abocados a encontrar a este hombre y poder hablar con Daniela para que declare cómo fueron los hechos. Uno de los puntos oscuros del caso es cómo Contreras Silio pudo sacar del país a una menor que estaba siendo buscada por todas las fuerzas de seguridad.


Tras el caso de una adolescente que desapareció de Buenos Aires y fue hallada siete días más tarde en Bolivia, el juez federal de Orán, Raúl Reynoso, opinó que la frontera norte del país es difícil de controlar.

El episodio generó dudas sobre la vulnerabilidad de los límites nacionales y cuestionamientos sobre cómo pudo cruzar a otro país una adolescente sin un documento que certificara la autorización de sus padres. Los planteos se generan mientras Bolivia debate una nueva ley de trata y tráfico de personas.

“Muchas veces se opina con mucho desconocimiento sobre la frontera con Bolivia. Son más de 200 kilómetros que, por cuestiones geográficas, son difíciles de controlar. En algunos puntos, la gente puede pasar caminando de un país a otro”, señaló Raúl Reynoso.

El caso de Daniela Loayza también generó interrogantes sobre las herramientas para prevenir el tráfico de personas entre diferentes naciones con fines de explotación laboral o sexual.

2 comentarios:

  1. HAY QUE ALAMBRAR Y PONER PATRULLAS QUE RECORRAN LA LINEA LIMTROFE

    ResponderEliminar
  2. Hay que prohibir el envio de remesas...enseguida se termina la inmigración y se reduce la trata de narcoticos, ademas de lo que se dice anteriormente

    ResponderEliminar

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.