La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

domingo, 31 de julio de 2011

Alperovich, el judío

El 29 de octubre a la tarde José Alperovich ingresó por primera vez a su despacho del primer piso de la Casa de Gobierno. Desde ese día, la oficina del gobernador sufrió retoques. “Se judaizó el despacho. Sacó la cruz, sacó todo lo que no hacía a su religión”, manifestó un allegado a la familia desde los tiempos en que Alperovich era el presidente del Banco Noar, una entidad bancaria de la comunidad judía en Tucumán.

El rito ya había empezado en la asunción celebrada en el Teatro San Martín. Alperovich fue el primer gobernador en jurar sobre la Toráh.   

“José Alperovich proviene de una familia que era de la izquierda judía pro Moscú. Se origina del ala antisionista. León, su padre, es un judío profesante, a diferencia de su hijo. José juró sobre la Toráh porque era algo distinto, una forma de mostrar con orgullo su judaísmo”, afirmó Jaime Salamon, presidente de la Kehilá (comunidad judía) en Tucumán.

Durante las primeras semanas de la gestión circuló mucho por el mentidero popular una versión que afirmaba que los servicios de inteligencia de Israel habían desembarcado en la provincia. El dirigente peronista Enrique Romero abonaba esta teoría con expresiones divulgadas en los medios. Pero la verdad, fue otra.

“Como habían estado Miranda y Bussi en el mismo despacho, lo primero que hizo Alperovich fue limpiar todo. No confiaba ni en su sombra. Por eso recurrió a una empresa privada que se llamaba el Mossad. En la empresa trabajan ex oficiales y se encargó de supervisar que no hubieran micrófonos en la Casa de Gobierno por temor a las escuchas”, expresó Salamon, que además es prosecretario de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA).

En verdad, a la empresa que habría recurrido el gobierno tucumano sería Security and Intelligence Advising (SIA), que estaba situada en la Capital Federal. Se trataba de una empresa especializada en consultoría en seguridad, inteligencia y protección.

“La SIA vino primero a inspeccionar el despacho del gobernador para verificar que no hubieran micrófonos ocultos. Luego, capacitó a mi gente, en lo que fue una capacitación común y corriente”, contó Carlos Suárez Vila, ex jefe de la custodia de Alperovich entre 2000 y 2007.

Desde entonces, nunca más se habló de las alucinaciones por posibles casos de espionaje.

Sin embargo, auditores del Tribunal de Cuentas y empleados del área contable de la Casa de Gobierno reconocieron que el Mossad continúa trabajando para Alperovich.

“Escuchan los teléfonos, te siguen por la calle. A veces tenemos que hablar desde otros teléfonos o reunirnos a escondidas”, dijo un contador que sigue de cerca los números de la provincia.

“Les pagan con los gastos reservados”, aseguró la misma fuente.

8 comentarios:

  1. ¡JUDÌO DE MIERDA Y MÀS MIERDAS LOS TUCUMANOS QUE LO VOTARON!!!

    ResponderEliminar
  2. Adolf ,date una vuelta por tucuman

    Heil Hilter

    ResponderEliminar
  3. que él sea judio no significa que todos sean asi, á cristina le decis catolica de mierda?? o a algun otro fuencionario le decis catolico de mierda?? la religion no hace a la persona es hora de que la gente lo vaya aprendiendo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es una cuestion religiosa es una cuestion nacional-politca.

      Decir judio de mierda es lo mismo que decir sionista de mierda.

      Eliminar
    2. Cristina no es zurda, es otra judía más..

      Eliminar

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.