La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

miércoles, 8 de junio de 2011

Niños zombies en San Pedro

Preocupa a la comunidad sampedreña lo que se considera un aumento del consumo y comercialización de drogas en esta zona, donde, según trascendió, habría cerca de cincuenta y tres bocas de expendio y dieciocho “deliveries”.

En estos últimos años, han crecido a un ritmo muy acelerado en esta ciudad del Este de Jujuy los comercializadores de drogas, llamados también “dealers” y sus “bocas de expendio” y “deliveries”, que al parecer reparten en motocicletas o contando con algunos remiseros; por lo que “aquél que diga que desconoce o que esto no es cierto, es porque vive en una burbuja y para ellos les damos unos datos que nos costó bastante tiempo y hasta peligros que corrimos, tras amenazas de algunos ‘clanes familiares’ que manejan en varios barrios de esta ciudad especialmente en los ‘asentamientos”.

En esos sitios “ya existen chicos que hacen de ‘campanas’ y se comunican vía celulares cuando ven a personas extrañas o cuando algún móvil policial llega hasta esos lugares a efectuar otras tareas, tales como notificaciones a algunos Juzgados u otros organismos, inherentes a la parte administrativa”.

Según se indicó, en San Pedro, que está conformado por veintiséis barrios y siete asentamientos, “hoy en día hay cincuenta y tres bocas de expendio de drogas con un número de más de dieciocho jóvenes y menores que hacen el servicio de ‘deliveries’, moviendo en el mercado local mas de tres mil dosis diarias entre ‘ravioles’ de cocaína, ‘porros’ o ‘bochas’ de marihuana, cuyos costos son de 100, 80, 50 y hasta de 10 pesos (que estaría consumiendo los de mayores recursos), y el asesino ‘paco’ que consumen niños y jóvenes generalmente pobres”.

Según trascendidos, los comercializadores de las bocas de expendio, “no sólo atienden en los domicilios sino también a los ‘clientes’ a través de llamadas de teléfonos celulares y por vía de los deliveries (la mayoría formados por integrantes de grupos familiares, en otros casos utilizando a menores, a quienes les dan a cambio un “paco”); o hacen en motos que llevan los pedidos a domicilios, o a lugares determinados por los solicitantes”.

Otros, siempre menores de edad, tienen puestos claves en plazoletas, escuelas, locales de boliches bailables, en cercanías o a veces adentro, o lugares casi en penumbras, como si fuese una simple reunión de jóvenes al momento de ser identificados por alguna comisión policial y encontrarse en poder de los mismos siempre dos o tres envoltorios de paco o marihuana se autodenominan consumidores y de esa manera engañan a la justicia y logran zafar”.

Eso también estaría ocurriendo con el tema de los “deliveries” que son “sorprendidos cuando son detenidos en algún control policial de rutina y como la mayoría son menores los fiscales o jueces actuantes, dan las instrucciones respectivas y deben liberarlos a los infractores porque hoy la ley dice bien clarito que no se puede penalizar o judicializar a los consumidores. Se la saben todas”. 

Según ese cuadro de situación, “los comercializadores y los narcotraficantes siguen haciendo su agosto llenándose los bolsillos a costa de la salud de nuestros niños y jóvenes que uno en las zonas periféricas los ve deambular como ‘zombies’ cometiendo robos, arrebatos de carteras, de celulares o cualquier otro elemento con la única finalidad de conseguir algunos pesos para comprar el maldito ‘paco”. 

1 comentario:

  1. En Salta la prensa (opositora) de allá está maquinando el tema de la narcopolicía con total ferocidad, pero en Jujuy no se dice nada. No creo que en Jujuy la situación de las mafias sea distinta a la de Salta.
    Que en San Pedro, Palpalá, Perico o cualquier otra ciudad la situación de las drogas se haya vuelto descontrolada es por culpa de un combo de policías, jueces y políticos a los que habría que fusilar, como se hace en Indonesia.

    ResponderEliminar

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.